Digital Business

Tendencias, novedades, noticias y tips del mundo de Digital Business

Digital Business

07 Ene 2015
Sé el primero en comentar

Bienvenidos al Internet de las Cosas

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (9 votes, average: 5,00 out of 5)
Cargando…
Sandra Bortolotti

Son muchos los expertos que coinciden en que la próxima revolución tecnológica llegará de la mano del Internet de las Cosas (IoT, por sus siglas en inglés) o Internet de los Objetos, es decir, la conexión a Internet de todo tipo de objetos que utilizamos en nuestra vida cotidiana: coches, lámparas, neveras, camas, collares, zapatos, etc.

Internet de las Cosas Si en la actualidad la importancia de los datos es incuestionable, imagínense en un mundo en el que todos y cada uno de los objetos que nos rodean recogen, analizan y distribuyen datos sobre la producción, el consumo, la calidad, los fenómenos atmosféricos, la ubicación geográfica, el tráfico, las distancias, la salud, etc.

El International Data Corporation (IDC) cifra en 30 mil millones el número de conexiones (autónomas) en objetos que integrarán la nueva sociedad del Internet de las Cosas y en tres billones de dólares el negocio de este potencial mercado en el 2020. Asimismo, según The Economist, el 75% de las empresas (las tres cuartas partes de la organizaciones empresariales de todo el mundo) ya están investigando el Internet de las Cosas o ya lo utilizan. En este sentido, cabe mencionar que las grandes empresas tecnológicas como IntelMicrosoft o IBM se encuentran en la vanguardia de la innovación y ya ofrecen productos y servicios del IoT.

Los primeros ambientes en experimentar el Internet de las Cosas han sido los gubernamentales y los de smart city. De hecho, en los últimos congresos dedicados a las ciudades inteligentes –como el Smart City Expo World Congress celebrado en Barcelona– hemos visto objetos tales como contenedores de recogida de residuos ignífugos que alertan cuando están llenos, así como semáforos inteligentes que son capaces de adaptarse al tráfico existente en cada momento. Por otra parte, ciudades como Rio de Janeiro han aprovechado eventos como el del Mundial de Fútbol 2014 o los Juegos Olímpicos de 2016 para invertir en tecnología e implantar con IBM el Centro de Operaciones de Rio (COR), que integra 30 agencias municipales, las empresas de suministro de servicios, un exclusivo radar meteorológico y más de 900 cámaras instaladas por toda la ciudad.

El Internet de las Cosas: revolución, ROI y productividad

Parece cosa del futuro pero el concepto Internet of Things no es nuevo. Hace casi 20 años, profesores del prestigioso Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) describieron un mundo en el que las cosas (things) estarían conectadas y tendrían la capacidad de compartir datos. En la actualidad, ordenadores, móviles, tabletas, televisores, coches, maquinaria de producción o neveras ya forman parte del Internet de las Cosas. Así por ejemplo, marcas como LG o Haier ya venden electrodomésticos como neveras o lavadoras con conexión a Internet, que en caso de avería avisan automáticamente al servicio técnico, pueden controlarse a través de smartphones y tablets y además avisan de los productos agotados o caducados, hacen recomendaciones y pueden comprar en línea.

La información es poder y por este motivo el IoT puede convertirse en una fuente de poder impresionante para todos los gobiernos y empresas. La caída de los costes de la tecnología (como los dispositivos de hardware, sensores GPS o los microchips), los avances en el desarrollo de software, cloud computing y conectividad, así como el apoyo de los gobiernos (principalmente Estados Unidos) han propiciado una “revolución silenciosa“, en palabras de The Economist en su estudio sobre el Internet de las Cosas.

La conexión a Internet de todo tipo de objetos puede aportar enormes beneficios a personas, empresas y gobiernos. En este sentido, los ciudadanos pueden beneficiarse del Internet de las Cosas gracias a la información y facilidades que los objetos que utilizamos en nuestra vida cotidiana pueden proporcionarnos. En un mundo en el que se prevé que el envejecimiento de la población va a presentar grandes desafíos, el Internet de las Cosas facilitará en gran medida la atención a las personas mayores así como los productos y servicios dirigidos a este creciente sector de la población.

Por otro lado, el Internet de las Cosas supone un gran avance para el mundo empresarial. El IoT es una tendencia aplicable a todo tipo de organizaciones empresariales y puede generar el tan anhelado retorno de la inversión (ROI). La conexión de todo tipo de objetos a Internet es solo el primer paso, pues el valor real reside en los datos que estos objetos pueden transmitir y los nuevos modelos de negocio que pueden surgir a raíz de todo ello. A través de estos flujos de información y su conexión a sistemas cloud y back-end, las empresas de todo el mundo pueden optimizar sus procesos de negocio, tomar decisiones más acertadas, identificar nuevas oportunidades, así como entender y prever el comportamiento de socios y clientes de una forma jamás posible hasta ahora.

Las empresas pueden incorporar Internet en la infraestructura y materiales de oficina, así como en complejas plantas de producción para recabar información de todo tipo y optimizar así el funcionamiento de toda la organización. Asimismo, las empresas también podrán utilizar el Internet de las Cosas en los productos que venden a clientes, que conectaran a Internet para facilitar la vida cotidiana y enviarán datos a los fabricantes y distribuidores. Numerosas empresas de todo el mundo ya utilizan esta tecnología e incluso granjas de ganadería han implantado sensores con Internet en las orejas de vacas o cerdos, de forma que pueden controlar su salud y movimientos. Pero la introducción del IoT en las empresas puede ser caro, por lo que el empresario deberá preguntarse si realmente va a rentabilizarlo gracias al ahorro en costes para la obtención de datos y, si es así, adoptar esta tecnología de forma planificada y con una empresa experimentada y de confianza.

Internet de las Cosas

Legislación y otras retos del IoT

El Internet de las Cosas también presenta retos de todo tipo. En primer lugar, todavía se está llevando a cabo la implementación del IPv6, el nuevo Protocolo de Internet de versión 6. En febrero de 2010 se acabaron las direcciones IPv4 del mundo y la nueva versión de IP permite la conexión de muchos más dispositivos a Internet, es decir, es necesaria e indispensable para el Internet de las Cosas. Los expertos prevén que ambos protocolos convivan pero la adopción del IPv6 es indispensable para el incesante avance de las nuevas tecnologías. Sin embargo, la migración al IPv6 se está llevando a cabo paulatinamente y aunque Europa y Estados Unidos son líderes en la adopción del IPv6, en este sentido los países latinoamericanos, africanos y asiáticos ya se están quedado atrás. Asimismo, la mayoría de usuarios de Internet y organizaciones empresariales (sobre todo, las pequeñas y medianas empresas) de todo el mundo muestran un muy bajo interés por el nuevo protocolo, por lo que la implementación no es urgente para la mayoría de la población y consecuentemente se atrasa la expansión del Internet de las Cosas.

Asimismo, el Internet de las Cosas no entiende de fronteras y las empresas venderán a nivel global, por lo que la falta del IPv6 así como la falta de legislación, puede retrasar la revolución tecnológica. Por este motivo, los gobiernos de todo el mundo deberán eliminar las barreras legales para que las empresas puedan vender sus productos a nivel global y los organismos internacionales y supranacionales deben atender el vacío legal en cuanto a la privacidad en Internet. Grandes empresas de las redes sociales como Facebook o Twitter han podido detectar durante el pasado año 2014 cómo la falta de privacidad ha sido una de las causas más frecuentes de abandono de sus usuarios, por lo que han anunciado políticas de protección de la privacidad de cara al 2015. También durante el 2014, fuimos testigos de la aplicación del llamado derecho al olvido en Internet por parte del Tribunal de Justicia de la Unión Europea en sus sentencias contra Google.

Sin embargo, los expertos e informes prevén una evolución que se contrapone totalmente a estas políticas. De hecho, en un informe publicado por The Pew Research Center en el que ha preguntado a expertos en Internet sobre cómo creen que evolucionará la privacidad en este ámbito, son muchos los que creen que seremos personas totalmente públicas en 2025. De los encuestados para este estudio, el 55% cree que no podremos evitar que nuestros datos sean públicos, mientras que el 45% cree que habrá alternativas para que sigamos siendo personas anónimas, aunque todos coinciden en que Internet es un medio público de por sí y que la difusión de datos no se puede evitar.

Internet de las cosas Lo cierto es que será responsabilidad de la población demandar políticas de privacidad en Internet si tenemos en cuenta los intereses de los gobiernos para mantener la “seguridad” así como los intereses empresariales. Si en la actualidad se aplican políticas de forma global surgidas de riesgos y peligros que todavía no han acontecido (como la normativa europea que prohibió el transporte de líquidos en los aviones a raíz de un atentado que jamás se consumó) es de suponer que los gobiernos de todo el mundo serán los primeros interesados en lo que a difusión y control de datos personales se refiere (el ciberterrorismo es una tendencia de futuro) así como en la instalación de dispositivos (cámaras, sensores, etc.) en todas las ciudades para asegurar el control sobre la población y optimizar el desarrollo de las sociedades futuras. Por otro lado y como ya sucede en la actualidad, los intereses empresariales se encargarán de hacer presión contra las barreras legales con las que pueda encontrarse el Internet de la Cosas, como pueden ser las leyes que limiten o penalicen la recogida, difusión y venta de datos personales y privados.

¿Te ha interesado este artículo? Un Master en Dirección de Empresas de Internet (MBAi) te ayudará a liderar el cambio de la empresa tradicional a la empresa moderna, así como a incorporar las nuevas tecnologías a tu modelo de negocio, a partir de un completo programa innovador y totalmente online.

Comparte y comenta este artículo!

Ideas, noticias y mucha formación en tu bandeja de correo
Suscríbete ahora y recibe los mejores contenidos sobre Emprendedores, Marketing, Negocios e Internet

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SUSCRÍBETE AL BLOG

Ideas, noticias y mucha formación en tu bandeja de correo
Sucríbete ahora y recibe todo el contenido de nuestro blog

LO MÁS LEÍDO HOY

BUSCA EN EL BLOG

IEBS EN LAS REDES

x
Ideas, noticias y mucha formación en tu bandeja de correo
Suscríbete ahora y recibe los mejores contenidos sobre Emprendedores, Marketing, Negocios e Internet

No gracias, seguir leyendo el post