Comunicación Digital

Tendencias, novedades, noticias y tips del mundo de Comunicación Digital

Comunicación Digital

26 Nov 2014
Sé el primero en comentar

La Responsabilidad Social Corporativa (IV): el papel de la banca y conclusiones finales

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (18 votes, average: 5,00 out of 5)
Cargando…
Txema Sanchez

Desde hace tres semanas os vamos contando aspectos sobre la Responsabilidad Social Corporativa, y una pregunta frecuente que se ha ido entreviendo en cada uno de los tres post publicados ha sido: ¿Es la Responsabilidad Social Corporativa un asunto de deuda contraída con la sociedad, “limpieza de imagen” o filantropía? En este último post dejaremos de “divagar” y daremos con la clave.

Pero antes de cerrar el tema, conviene pararnos en qué punto estamos hoy día. Y no es otro que en el de un contexto de archiconocida crisis que, no sin razón, se le achaca al sistema financiero.

Anteriores artículos de la serie sobre RSC:
La Responsabilidad Social Corporativa (I): definición e historia
La Responsabilidad Social Corporativa (II): ejemplos

La Responsabilidad Social Corporativa (III): beneficio social/empresarial

En el primer post, repasando la historia de la RSC, comentábamos que actualmente se encuentra en auge auspiciada por la crisis. Y es que como bien hemos aprendido, no es posible ni sano evadirnos de nuestro entorno, y nuestro entorno actual es una economía agujereada en la que las desigualdades son la tónica general del día a día, por lo que por suerte no son pocas las empresas que han “despertado” de su letargo y se han dado cuenta de la respuesta a cual es la base de la Responsabilidad Social Corporativa, el por qué deben aplicarla y cómo hacerlo.

…Y la respuesta es…

La Ética Empresarial. Y puestos a desvelar razones, esta se debe a la acción de los stakeholders. ¿Que qué son los stakeholders? todos aquellos a quienes pueden afectar o se ven afectados por las actividades de una empresa. Aquellos grupos que, además de los accionistas, están interesados, preocupados y que tienen que ver con la empresa: empleados, proveedores, clientes, subcontratistas, comunidad, ciudadanos y hasta gobierno local.

En palabras de nuestro profesor de Ética Empresarial, Enrique Farrás, “a la hora de crear y explotar una ventaja competitiva, todas las empresas hacen un intenso análisis de su entorno, mercados y clientes, fuentes de recursos, inputs, costes, competencia, etc. Una organización ética debe mirar a su entorno no sólo como una fuente de ventajas o clientes, sino también como el entorno que le permite crecer, ganar dinero y prosperar, y por tanto algo a conservar y mejorar. En la medida que el entorno de la empresa, mejore, la empresa se beneficiará de esa mejora. Aunque este enfoque utilitarista (me beneficio del beneficio de los demás) es criticable, tras dos siglos está totalmente en vigor hoy en día.”

Un ejemplo muy ilustrativo: hace unos días nos enteramos como una anciana del barrio madrileño de Vallecas era deshauciada a los 85 años de edad. Mandada a la calle sin recursos y sin lugar para vivir. El caso, no carente de repercusión mediática por lo desagradable de la situación, puso al barrio en pie de guerra demandando justicia.

El Rayo Vallecano, entidad deportiva cuyos valores “de marca” son la humildad y el hacer frente a los grandes de Primera desde presupuestos de Tercera, se comprometió a hacerse cargo de un alquiler social durante el resto de la vida de la anciana. ¿Marketing? ¿Limpieza de imagen? Absolutamente no.

Lo que ha hecho el Rayo Vallecano es ser consecuente: su razón de ser es el vivir por y para el barrio al que da nombre, estar al lado del humilde, por lo que una acción como esta, que a la entidad le puede suponer un desembolso aproximado de 40.000 euros, cantidad muy inferior a las que se puede llegar a pagar por jugadores de Primera División, forma parte de la naturaleza de la entidad vallecana, inherente a esta.

¿Por qué no da la espalda el Rayo a esta situación, como a otras tantas de su barrio? Por lo que insistíamos en la definicion de stakeholder: defender y cuidar el entorno que le permite crecer, establecer una simbiosis en que el club no es nada sin su barrio y el barrio no puede prescindir de su club. ¿Por qué iba a ser un vallecano del Real Madrid? ¿Qué hacen “los merengues” o “colchoneros” por su día a día?

… La puntilla a la ecuación

Tenemos la respuesta a la base “humana” de por qué la aplicación de las RSC, la razón noble, pero también tenemos la respuesta a la menos “limpia”: y es que más allá de los beneficios de imagen, también hay ciertos beneficios económicos… Pese a quién le pese a día de hoy el dinero mueve el mundo.

Hablamos de leyes, descuentos fiscales, exenciones de pagos etc. como los que pudiera recoger la redebatida Ley de Mecenazgo, en la cual se recoge que las empresas que destinen ciertas cantidades a acciones sociales podrán deducirse el 40% de lo que inviertan. Si bien es verdad que esto no es más que un incentivo, hasta qué punto considere la empresa que la RSC entra dentro de sus intereses y de su estrategia será la respuesta a si es una cuestión moral o de números.

RSC

Y la banca… ¿Qué hace?

El dinero mueve el mundo si, pero quienes los gestionan tienen nombres y apellidos, nombres ocultos bajo unas siglas, el nombre de la ciudad que te vio nacer, un anglicismo… La crisis actual ha venido causada por la vorágine enfermiza de amasar cada vez más activos de la actividad financiera, y en un “despertar” en el que todos hemos sido conscientes de las salvajadas que se han hecho, a los bancos no le han quedado más remedio que cambiar el discurso, cambiar de vocabulario: las tarjetas blacks, las preferentes, hipotecas basura, burbuja inmobiliarias, “ladrillazo” por conceptos más asépticos como banca cívica, banca ética, el banco de las personas…

Y como la sociedad, más que recomendar, comenzamos a exigir esos cambios a aquellos que nos han llevado a la situación actual negativa,  no sólo nos confomamos con palabras sino hechos, y hechos en firme que sean plenamente visibles. Exigimos una banca responsable.

¿Y cuales son las bases de este cambio de paradigma? Básicamente tres:

  • Transparencia, claridad: la gran culpa de esta crisis insistimos en que está en el apetito capitalista de las grandes corporaciones, pero siendo honestos, los ciudadanos nos hemos dejado embaucar por esta “fiesta del derroche” asumiendo hipotecas a cincuenta años, dejando que nuestro mayores firmaran todo lo que se les pusiera por delante y con otros bochornosos ejemplos. Es por ello por lo que el primer paso hacia una RSC de la banca pasa por “poner las cartas sobre la mesa”, exponer cada detalle de cada acción y sobre todo, suprimir la famosa “letra pequeña”, en su sentido literario a aplicar en los contratos y en su sentido más poético de no actuar con dobles sentidos.
  • Educación: toda acción tiene de base la educación, ya sea buena o mala. Invertir en educación es un activo seguro, y en materia de finanzas es algo que se ha despistado más de lo que se debiera. Incorporar campañas en las que desde la escuela se inculque el ahorro, el conocimiento sobre el sistema financiero, evitaría que el manejo de capitales se desborde y el uso responsable de estos desde el momento en el que generamos valores económicos.Por otra parte las Escuelas Empresariales tenemos también un papel de vital importancia en este punto. Educar a los jóvenes es importante, pero educar al empresario vital. Las Escuelas Empresariales no sólo debemos preocuparnos en formar estrategas, personas capaces de generar beneficios y con un ávido olfato para saber detectar la ocasión y el nicho inversor. Las Escuelas Empresariales debemos preocuparnos porque estos linces de los negocios se muevan en un entorno ético, donde sus acciones no repercutan negativamente en la colectividad y donde el beneficio sea mútuo, no individualista.
  • Acción: la banca nos ha “secado” la economía, es su obligación revertir la situación y devolver a un equilibrio financiero. Es por ello, por ética propia y por satisfacer la demanda de una sociedad hastiada con lo que suena a banca, por lo que deben multiplicar sus inversiones sociales en todos los sentidos a los cuales puede afectar la economía: sustituir la limosna por la construcción de cimientos sociales. Acciones que generen empleo, ofrezcan viviendas sociales, apoyen la emprendeduría y mejoren el entorno. En definitiva palien los pilares gravemente afectados de la sostenibilidad social.

No olvidemos que la banca, por su naturaleza, no va a dejar de “traficar” con activos económicos, pero es también nuestra responsabilidad recordar y hacerles recordar que sin el activo de la sociedad, sin conciencia y obviando el entorno, no hay actividad posible, ni financiera, ni política, ni de ningún tipo.

En IEBS, como Escuela Empresarial, queremos formar parte de este cambio de paradigma e insistimos en el segundo punto de los cambios que en RSC debe aplicar la banca: la correcta educación.  Es por ello por lo que, además de todos y cada uno de los programas que ofertamos comienzan con el curso de Ética de los Negocios, fomentamos prácticas como el crowdfunding, el bootstrapping o cómo emprender con pocos recursos, incidimos en la importancia del ecosistema del emprendedor y otros factores donde la empresa se debe crear en base a su sociedad y no sólo a los intereses individuales en nuestro Master de Dirección de Empresas para Emprendedores entre otros. ¡Se parte del cambio!

Comparte y comenta este artículo!

Ideas, noticias y mucha formación en tu bandeja de correo
Suscríbete ahora y recibe los mejores contenidos sobre Emprendedores, Marketing, Negocios e Internet

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SUSCRÍBETE AL BLOG

Ideas, noticias y mucha formación en tu bandeja de correo
Sucríbete ahora y recibe todo el contenido de nuestro blog

SUBCATEGORÍAS

LO MÁS LEÍDO HOY

BUSCA EN EL BLOG

IEBS EN LAS REDES

x
Ideas, noticias y mucha formación en tu bandeja de correo
Suscríbete ahora y recibe los mejores contenidos sobre Emprendedores, Marketing, Negocios e Internet

No gracias, seguir leyendo el post