Management

Tendencias, novedades, noticias y tips del mundo de Management

Management

02 May 2016
Sé el primero en comentar

10 técnicas para hablar en público y no desmayarte en el intento

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (8 votes, average: 4,75 out of 5)
Cargando…
Julia Martínez

técnicas para hablar en público

Soy una de esas personas a las que hablar en público siempre se le ha dado fatal. En una conversación personal o en una presentación con poco quórum no me desenvuelvo mal, pero el pensar en enfrentarme a un público me pone los pelos de punta. Así que hace poco cayó en mis manos el ebook de Natalia Gómez, Hablar en público y tener éxito y decidí compartir los pequeños consejos que nos ofrece en poco más de 40 páginas.

Una selección de las 10 mejores técnicas para hablar en público

Pensad que una buena presentación es clave a la hora de vender, ya sea una idea, un estilo de vida, un producto o incluso a uno mismo. En realidad, la comunicación, como tal, es una base importantísima, ya que a través de ella mostramos nuestra imagen al mundo. Así pues… aquí tenéis las 10 técnicas para hablar en público que quiero destacar de lo que he aprendido.

Otros artículos que te pueden interesar:

1. Muestra naturalidad

Una de las mejores técnicas para hablar en público es que siempre seas tú mismo y no interpretar ningún papel, ya que esto haría que perdiéramos credibilidad sobre lo que estamos diciendo. Si sois personas alegres, no tenéis que contener vuestro carácter por tratarse de una conferencia seria. Si sois tímidos no tenéis por qué convertiros en personas extrovertidas para hacer vuestra presentación.

No tenéis que vestir sintiéndoos incómodos; para hablar en público no necesitas llevar traje, corbata y zapatos. Si no te gustan, ¡no los lleves! Es mejor vestir un poco informal y no preocuparte durante toda la charla sobre tu ropa.

Eso sí, sé tú mismo, pero respetando a la audiencia que te va a escuchar.

 

2. Conoce a tu audiencia

Es en lo que más debes pensar. Son las personas que te van a escuchar y no debes permitir que se aburran. Antes de empezar a preguntarte cómo dirás las cosas, cómo irás vestido, cómo te moverás por el espacio… debes ponerte en la piel “del que escucha”.

¿Por qué está aquí?, ¿qué necesita?, ¿qué espera de mí?, ¿cuánto tiempo tiene? Es importante que te rijas a lo que ellos van a sacar de tu presentación, y no al revés.

Cuidado con la pedantería o la sobreestimación. A veces pecamos de pensar que el público sabe de todo de lo que vamos a hablar. ¡Tened cuidado con eso! El público no es omnisciente, así que explica las cosas de forma ordenada y clara, y sin dejarte ningún detalle. Pero procura no pasarte, tu audiencia tampoco es tonta ni quieres que se sientan así.

 

3. Lo mejor al principio

Usa una buena frase al principio. Con eso harás que haya más expectación y una mayor predisposición de tu público a escucharte. Puedes usar frases célebres, ideas un poco locas, o una pequeña broma. Aunque vigilad con el uso del humor, ya que es una de las técnicas para hablar en público potentes, pero muy difícil de usar con éxito. No a todo el mundo le hacen reír las mismas cosas.

Empieza de forma positiva, la actitud con la que hables también se transmite al público. Y una pequeña sonrisa no está de más, ya que el público será más afable contigo.

 

4. Controlar los nervios

¡El gran dilema! El miedo a hablar en público es una de las fobias más extendidas. Más del 80% de la población reconoce tener pánico a hablar ante grandes concentraciones de gente. Así que tranquilo, si eres uno de ellos no estás solo. Por mucho que he leído acerca del tema, sigo pensando que no existe el remedio perfecto. Es más, muchos de los consejos que aparecen en artículos y libros se contradicen. Así que supongo que cada persona debe encontrar con qué trucos se siente cómoda.

técnicas para hablar en público

Más del 80% de la población reconoce tener pánico a hablar en público. ¿Cómo superarlo?

Aunque lo que siempre tienes que tener en cuenta es que si te has preparado bien, y a conciencia, las posibilidades de que algo salga mal son mínimas. Si en algún momento te bloqueas, respira, cuenta hasta 5, bebe agua y retoma tu discurso. Y si nada de eso es suficiente, puedes recurrir al típico “imagina a tu público desnudo”.

 

5. Preparar la presentación

Tarjetas, un vídeo, material de apoyo, esquemas… y sobretodo práctica, mucha, muchísima práctica. Hablar en público puede ser un don, pero también es algo que se aprende, de eso no te quepa duda. Así que siempre se puede mejorar, y se mejora a través de la preparación y la práctica.

Hay gente que practica delante del espejo, otros prefieren grabarse para poder observarse y analizarse después y otros sencillamente realizan su presentación delante de amigos o familiares. En un entorno más amigable suele sernos más fácil ser nosotros mismos y nos ayuda a conseguir seguridad.

Prepara bien tu material de apoyo, pero recuerda que solo es eso, de apoyo. Risto Mejide dijo:

Matemos al Power Point y presentemos mirando a los ojos

Llama tanto la atención, que hasta nosotros mismos lo miramos en exceso. Con esto no quiero decir que nos deshagamos completamente de los materiales, ya que son de ayuda para dar puntos de inflexión, pausas,  para llamar la atención o incluso para dar un toque de humor.

técnicas para hablar en público

Recuerdo a un profesor de mi universidad, que en mitad de una clase sobre la historia de Internet, puso una fotografía de un mono sonriendo en el Power Point. Todos estábamos tomando apuntes como locos, sin prestar mucha atención a lo que decía. Y de repente, con esa foto todos nos paramos y nos miramos unos a otros sin entender nada. Él dijo: “Esto lo he puesto, pues… porque me gustan los monos, y me apetecía ver un mono” y prosiguió con la clase. Eso nos hizo sonreír a todos, tuvimos un momento de pausa que ayudó a que nos concentrásemos de nuevo en escuchar y asimilar lo que nos contaba. Fue un descanso, una llamada de atención, un toque de humor… Le sirvió un poco para todo.

6. Mira a toda tu audiencia

Hablando de no centrarse en el material de apoyo… ¡Tampoco lo hagas en una sola persona! Por muy importante que sea, o por muy interesado que lo veamos. Estás delante de todo un público, tu público quiere ser tratado por igual, así que hazlo.

Usa la “mirada faro” y observa a cada persona de tu audiencia. Si es un espacio muy grande, hazlo por sectores. El contacto visual es un arma muy poderosa, que hará que tu público preste aún más atención si cree que te diriges a ellos directamente.

 

7. La importancia del ritmo

No uses cantinelas. Cuando damos largas charlas, muy ensayadas, solemos aprendernos de memoria tanto las palabras como el ritmo y el tono. Eso es un gran error para hablar en público.

Varía la velocidad, el tono y la fuerza durante el discurso. Marca bien los puntos más importantes con fuerza y un ritmo lento. Deja pausas si lo que has dicho requiere de un tiempo de reflexión por parte de tu audiencia. ¡Dale ritmo, dale vida al discurso!

 

8. Señala de qué estás hablando

Como he dicho tu público no lo sabe todo, y por mucho que el título de tu presentación dé una idea de qué van a oír, siempre es mejor dejarlo claro. Y si es necesario, repítelo.

Si ves que te empiezas  a ir por las ramas, vuelve al inicio. Repite tu tema, y vuelve a partir de ahí. Para hacer esto, te será muy útil tener un esquema de la presentación completa, que puedes enseñar a tu audiencia o no.

 

9. Hablar en público = contar historias

El storytelling es de gran ayuda. Desde hace algún tiempo se lleva usando en publicidad y en marketing por el poder de convicción que tienen. A todo el mundo le gusta una buena historia. Hacen que el público se identifique con los personajes y que todo se convierta en algo personal. Es importante que las historias sean:

  • Personales, cuanto más mejor, porque te será más fácil explicarlas con naturalidad.
  • Originales y extraordinarias.
  • Que destaquen algún valor de nuestro discurso
  • Que encajen en él, no tendría sentido poner historias en medio de él porque son divertidas y punto.

 

10. Deja lo segundo mejor para el final

Al arrancar la presentación necesitas llamar la atención para que te atiendan, pero igual de importante es llamarla al final para que te recuerden. Piensa bien tu última frase, porque es de lo primero que se acordará tu público al salir de la sala. Así que una buena estrategia es guardar la segunda cosa más importante de tu discurso para el final de éste.

 

Si eres emprendedor y tu siguiente presentación es la que vas a hacer de tu proyecto o idea a un inversor, que te parece calmar los nervios hechando un vistazo al máster que ofrece IEBS en colaboración con SeedRocket, una de las mejores aceleradoras del país. Avanza sin miedos y con la ayuda de profesionales.

Master en Creación de Empresas: El Start Up del Emprendedor

El objetivo del máster es darle al emprendedor una guía de ruta para su nueva empresa de la mano y con la ayuda de profesionales del sector

¡Quiero saber más!

Comparte y comenta este artículo!

Ideas, noticias y mucha formación en tu bandeja de correo
Suscríbete ahora y recibe los mejores contenidos sobre Emprendedores, Marketing, Negocios e Internet

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

<

SUSCRÍBETE AL BLOG

Ideas, noticias y mucha formación en tu bandeja de correo
Sucríbete ahora y recibe todo el contenido de nuestro blog

SUBCATEGORÍAS

LO MÁS LEÍDO HOY

BUSCA EN EL BLOG

IEBS EN LAS REDES

Si lo prefieres puedes seguir nuestro RSS:
x
Ideas, noticias y mucha formación en tu bandeja de correo
Suscríbete ahora y recibe los mejores contenidos sobre Emprendedores, Marketing, Negocios e Internet

No gracias, seguir leyendo el post