Logística

Tendencias, novedades, noticias y tips del mundo de Logística

Logística

02 Nov 2015
Sé el primero en comentar

Qué es el Transatlantic Trade and Investment Partnership (TTIP)

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1 votes, average: 5,00 out of 5)
Cargando…
Raúl Jaime Maestre

Transatlantic Trade and Investment Partnership

El TTIP surgió a principios del año 2013 con el propósito de relanzar el intercambio de bienes, servicios e inversiones entre Estados Unidos y la Unión Europea. El entonces comisario de Comercio de la Unión Europea. Karel de Gutch, hizo las declaraciones “iremos más allá de lo que puede conseguir la Organización Mundial del Comercio”. Aventuró que habría un acuerdo a finales del año 2014. Todo esto se denomino como “Asociación Transatlántica de Comercio e Inversión”, más conocida por sus siglas en ingles TTIP (Transatlantic Trade and Investment Partnership).

Como siempre en estos procesos las negociaciones han ido más lentas y complejas de lo esperado, como que la Unión Europea y Estados Unidos ha discutido mucho más que de un tratado de libre comercio. Los objetivos de armonizar normas, controles y exigencias administrativas, coordinan las leyes que vayan a tener un impacto comercial o facilitar las inversiones, es lo que da una medida de esta ambición.

También, lo que ha llevado a una temprana división entre los que no están a favor y los que están a favor del proceso.

Se convertirán un nuevo gigante comercial

Estados Unidos y la Unión Europea suman alrededor del 60 por ciento del Producto Interior Bruto (PIB) a nivel mundial, es decir, un tercio del comercio internacional de bienes y servicios, y 800 millones de consumidores. El TTIP llevaría a la mayor zona de libre comercio a nivel mundial. También, según cálculos previos, contribuiría a aumentar el Producto Interior Bruto (PIB) anual en ambas regiones en un 0,5 por ciento en un periodo de diez años de ponerse en funcionamiento o generar hasta dos millones de empleos en los países industrializados. Aunque existe también críticas como la del grupo “Los Verdes” en el Parlamento Europeo, que recuerdan que este tipo de previsiones suelen ser optimistas, cuando suelen cambiar de signo. Otras previsiones, como las comentadas por la economista Susan George “El valor del que hablan, aumentar el PIB en 120.000 millones de euros, es equivalente a una taza de café semanal por ciudadano en 2027, en el mejor de los casos”.

El primer para son los aranceles

Aunque se considere como mucho más que un acuerdo de libre comercio, la primera piedra que tiene que superar el TTIP será comprobar si se llega a eliminar totalmente los aranceles, que Obama mencionó en la última cumbre con la Unión Europea. El promedio de las tarifas arancelarias aplicadas es ya bajo, las que impone la Unión Europea a las mercancías que provienen de Estados Unidos son del 5,2 por ciento, en el sentido contrario, son apenas del 3,5 por ciento. Pero estas medias esconden aún diferencias significativas como en la Unión Europea se aplica con mayor fuerza en la importación de vehículos de motor o alimentos elaborados, en Estado Unidos, por su parte, se penaliza la adquisición de material ferroviario y se llega el proteccionismo férreo en algunos productos agrícolas llegando a tener el tabaco un arancel del 350 por ciento.

El segundo paso son las normas

Aquí es donde Estados Unidos y la Unión Europea quieren realizar un nuevo marco. Porque donde uno ve leyes que le privan de competir, trayectos internos de empresas aéreas en Estados Unidos, el otro vea leyes proteccionistas, las denominaciones de origen europeas para productos agrícolas, y entre los 2 ven subvenciones para disminuir precios, Airbus y Boeling, o normas excluyentes, los requisitos para ejercer de abogado o arquitecto. Por todo esto, la negociación pretende atacar estas diversas restricciones para ir por una doble vía, allá donde el nivel de proteccionismo es similar, aunque se alcance por vía administrativa distinta, ya sean exigencias de seguridad alimentaria, controles a los vehículos, niveles de experimentación de medicamentos o cuestiones de diseño, establecer un mutuo reconocimiento. Es decir, la autorización en la Unión Europea, valdría en Estados Unidos y al contrario. En donde las posiciones sean distintas, ir a una regulación cada vez más parecida.

Se podría reducir la protección de derechos

Esta se puede preguntar de manera inmediata en diversos colectivos la idea base del TTIP. La homologación de las normas y exigencias administrativas. Las normas europeas son más restrictivas en cultivos transgénicos o en el uso de las hormonas de crecimiento, en los suplementos alimenticios o la aplicación de antibióticos en el ganado, también lo son en la privacidad de los datos, las explotaciones de hidrocarburos con las técnicas de la extracción fracking o diversas cuestiones a nivel laboral. La Comisión Europea cada vez insiste más en que esa es una línea reja que no se va a traspasar.

logistica internacional

Afectación incluso de que nazca la norma

Se pretende que la normativa común vaya más allá de identificar niveles de protección similares y evitar duplicidades de normativa, o de reducir diferencias en normas ya existentes. El TTIP quiere ampliar este objetivo a las leyes y reglamentos con incidencia en el comercio y en la inversión, es decir, a cualquier normativa, antes incluso de que nazca. Se negocia que se obligue a informar a la otra parte de proyectos a nivel global en leyes con una posible incidencia en las relaciones económicas transatlánticas y se planteen la creación un órgano para realizar la supervisión que las normas en discusión tengan en cuenta como están reguladas en el otro país. El objetivo es homologar la regulación desde el inicio para evitar divergencias que limiten el comercio y la inversión. La principal crítica es que esta supervisión puede debilitar la iniciativa parlamentaria, y dar acceso antes a lobbies en el proceso legislativo.

Creación un tribunal para la empresas

El proteccionismo de la inversión extranjera es uno de los objetivos principales del TTIP. Para ello se plantea la creación de un tribunal de arbitraje que permita a las empresas separarse del sistema jurídico de cada una de las regiones y poder recurrir directamente ante esta institución cuando se crea que uno de los miembros se ha saltado lo establecido en los tratados, con la posibilidad de poner multas. Estados Unidos es favorable en esto, al recordar que es una ayuda utilizada en otros acuerdos y sostener que tiene por objetivo penalizar expropiaciones o tratamientos discriminatorios a sus compañías. Pero Francia y Alemania han expuesto ya sus muchas reservas ante la Comisión Europea ante algunos precedentes pasados en las multinacionales han impuesto sus criterios frente a los legisladores, por el sistema utilizado de resolución de conflictos inversor – Estado, en inglés ISDS. También exponen que el nivel de proteccionismo de la inversión es equivalente en ambas regiones, por lo que deberían utilizarse sistemas jurídicos nacionales. Ante las críticas, la Comisión Europea potencia un sistema lo más transparente posible.

El secretismo por ambas partes

Los responsables de las negociaciones exponen que se han visto sobrepasados por la atención pública a las conversaciones, una justificación dudosa teniendo en cuenta los precedentes del ACTA, la regulación antipiratería que no llego a buen fin entre Washington y Estrasburgo, entre otras razones, por el secretismo con que se llevaron. La Comisión Europea tardó más de un año en lograr que el Consejo de la Unión Europea le permitiera publicar el mandato negociador, cuando este ya había sido filtrado por Internet. Lo mismo pasó con otros documentos intercambiados en la negociación.

Las líneas rojas entre ambos

La negociación se abrió con anuncios de que no habría líneas rojas en la discusión. Pero desde el principio se vio que existirían excepciones. La Unión europea está seguro que no reabrirá el debate sobre la regulación de los transgénicos o el uso de las hormonas de crecimiento y antibióticos en la alimentación del ganado, siendo muy permisivas en Estados Unidos. Por la parte de Estados Unidos no están dispuestos a cambiar la “Buy American Act”, que permita potenciar a productos estadounidenses en contratos público, y solo aceptará ciertas excepciones. En los anuncios negociadores de la Unión Europea se ha dejado de lado el sector audiovisual, aunque existen posibilidades de incorporarlo posteriormente, y se blinda la excepción cultural. Estados Unidos se niega a debatir una armonización en temas de normativa bancaria, al considerar que la regulación europea es demasiado permisiva.


¿Qué os ha parecido el artículo de Raul? Seguro que muchos conocíais ya la Asociación Transatlántica de Comercio e Inversión, no obstante nunca está de más actualizar información de la mano de expertos. Pero si hablamos sobre exportación de materias y gestión de stocks, esto solo supone la punta del iceberg a la hora de expandirnos como empresa. ¿Cómo puedes mejorar la distribución? Fácil, con el Máster en e-Supply Chain Management & Logística Internacional. Aprende de la mano de expertos sobre ecommerce internacional, gestión de inventarios y a liderar a un equipo como supply chain manager. ¡No esperes más!

Comparte y comenta este artículo!

Ideas, noticias y mucha formación en tu bandeja de correo
Suscríbete ahora y recibe los mejores contenidos sobre Emprendedores, Marketing, Negocios e Internet

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SUSCRÍBETE AL BLOG

Ideas, noticias y mucha formación en tu bandeja de correo
Sucríbete ahora y recibe todo el contenido de nuestro blog

LO MÁS LEÍDO HOY

BUSCA EN EL BLOG

IEBS EN LAS REDES

x
Ideas, noticias y mucha formación en tu bandeja de correo
Suscríbete ahora y recibe los mejores contenidos sobre Emprendedores, Marketing, Negocios e Internet

No gracias, seguir leyendo el post