RRHH 3.0

Tendencias, novedades, noticias y tips del mundo de RRHH 3.0

RRHH 3.0

27 Jun 2016
2 comentarios

Mi experiencia con la técnica 80/20 para mejorar la productividad

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (10 votes, average: 5,00 out of 5)
Cargando…
Jose Antonio Muñoz Salvatierra

Descubre cómo la técnica de productividad 80/20 puede ahorrarte valiosas horas que ahora dedicas al trabajo

tecnica 80/20 productividad

En este artículo quiero compartir con vosotros una de las técnicas de productividad y gestión ágil que más me han ayudado en mi carrera profesional y en mi vida personal. Se trata de la técnica 80/20; popularizada por Tim Ferriss en su best seller “La jornada laboral de 4 horas”. Muchos puede que ya la conozcáis y la estéis aplicando, en ese caso enhorabuena. Para el resto que no la aplica o que todavía no la conoce va dirigido este artículo.

Otros artículos relacionados que te pueden interesar:

 

Sinceramente, la productividad nunca había sido una de mis mayores preocupaciones hasta hace tres años cuando me di cuenta de que estaba trabajando más de 13 horas diarias. Sabía que ese ritmo no podía ser bueno ni para mi salud mental, ni para mi salud física. Y es que por un lado tenía mi trabajo como responsable de marketing, que me ocupaba no menos de 9 horas diarias, mi empresa de creación de contenidos que me suponía otras 2 horas y otros proyectos como por ejemplo las clases en IEBS o el mentoring a emprendedores que completaban mi jornada laboral de 13 horas. Sólo entre semana ya trabajaba más de 65 horas, ni que decir tiene que los fines de semana también me comía unas cuantas.

Cuando vi por primera vez el libro de Tim Ferriss de la jornada laboral de 4 horas pensé: “¡Mira este tio: trabaja tres veces menos que yo y le debe ir -por lo menos- tres veces mejor!” Decidí comprarlo, lo leí en tres días y mi conclusión fue la siguiente: “Tengo que aplicar la técnica 80/20 ahora mismo”. No quiero que este artículo parezca propaganda del libro, por lo que debo decir que, a parte de esta técnica, el libro me pareció un poco flojito, con demasiada paja y poca chicha.

Y después de esta introducción, vamos al grano…

El principio 80/20

A lo largo de su libro, Tim Ferriss nos habla del principio 80/20, un principio que viene a decir que dedicamos un 80% de nuestro tiempo a tareas que nos reportan únicamente un 20% de nuestros beneficios o lo que es lo mismo, que sólo dedicamos un 20% de nuestro tiempo a tareas que nos reportan el 80% de nuestros beneficios.

técnica 80/20 productividad

La verdad es que estos porcentajes se los saca un poco de la manga ya que no aporta ninguna clase de estudio que los avale, más bien son cifras obtenidas de su experiencia personal y de una extraña aplicación del principio de Pareto. Pero bueno, eso es otro tema…

La cuestión es que Tim Ferris tenía razón: no sé en qué porcentaje, pero es verdad que yo dedicaba muchísimas horas de trabajo a tareas que realmente no eran objetivos o que no me aportaban un valor acorde al esfuerzo. Estoy también seguro de que tú, sea en el porcentaje que sea, también estás perdiendo mucho tiempo en tareas que te aportan pocos resultados. Ahora estás ciego y quizás no lo ves, se trata de una ceguera provocada por la vorágine de tareas que tienes a tu alrededor.

Es el momento de poner foco a lo que de verdad importa, es hora de aplicar la técnica 80/20.

Aplicando la técnica 80/20 para una gestión ágil

A pesar de que me leí el libro en tres días, tardé varios meses en aplicar la técnica 80/20. ¿Por qué? Porque cuando llevas un ritmo frenético de trabajo es difícil encontrar tiempo para pensar, analizar y poner las ideas en orden. Quizás te suene de algo…

técnica 80/20 productividad

Eliminando y delegando tareas

Mi primera recomendación es que para aplicar esta técnica te reserves todo un día. Si intentas pensar en ello mientras estás haciendo otras mil cosas…no funcionará. Yo lo que hice fue coger una hoja de cálculo en la que creé tres columnas. La primera columna sería un listado de las tareas, la segunda columna un listado de las horas semanales que dedicaba a cada una de ellas y la tercera columna lo relevantes que eran estas tareas para alcanzar mis objetivos. Establecí tres niveles de relevancia: Mínima, media y máxima.  

Este es un ejemplo: Redacción de artículos para mis blogs, 7 horas semanales, relevancia mínima.

Esta tarea se refiere a la redacción de artículos para algunos de mis blogs, como por ejemplo supercurioso.com o elviajerofeliz.com. Escribía artículos para estos blogs porque me gusta escribir y me gusta la temática, pero inconscientemente me había creado la obligación de escribir para ellos de manera constante, lo cual me quitaba mucho tiempo. Esta actividad a su vez tampoco aportaba demasiado valor al blog, ya que había otros redactores freelance que se encargaban de escribir y podían hacerlo incluso mejor que yo. Mi primera medida: dejar de escribir por obligación, hacerlo sólo cuando realmente me apeteciera y tuviera tiempo y delegar toda la escritura a trabajadores freelance. El resultado: acababa de reducir en 7 horas mi semana laboral…iba por el buen camino.

De este mismo modo encontré otras muchas tareas en las que mi trabajo tenía una relevancia mínima o media. En estos casos tenía dos opciones; delegar o eliminar.

  • Delegar: todas las tareas que se tenían que hacer sí o sí pero en las que mi trabajo no aportaba valor añadido. (Es el caso de la escritura de artículos).
  • Eliminar: todas las tareas que no tenían sentido, ni haciéndolas yo, ni haciéndolas otras personas, tareas que te roban tiempo, te cansan e incluso pueden llegar a frustrarte sin darte un resultado que justifique tan alto precio. Estas tareas tóxicas las fui tachando y eliminando de mi rutina.

Pero no quiero engañaros, este ejercicio de priorización de tareas no es nada fácil. Cuando tenía que asignar la relevancia a cada una de las tareas me veía constantemente sobrevalorándolas; todo me parecía trabajo muy importante. Hay que ser muy estrictos en esta fase y si es necesario podemos solicitar la ayuda de una persona que pueda supervisar esta asignación desde un punto de vista externo (un compañero de trabajo por ejemplo).

La segunda parte del proceso consistió en seguir las normas que me había marcado en mi hoja de ruta: no volvería a hacer las tareas que no tenía que hacer y delegaría todas aquellas que conviniera delegar. Este proceso me costó varias semanas, en primer lugar porque constantemente me encontraba haciendo tareas que no debía hacer sólo por la inercia de haber estándolo haciendo hasta ahora y, en segundo lugar, porque para delegar siempre tienes que dedicar tiempo a transferir conocimientos y procesos. De cualquier manera, una vez completé este proceso, me vi felizmente más desocupado. Pero mi trabajo no terminaba ahí…

 

Seleccionando y potenciando tareas

Ahora que ya disponía de más tiempo era el momento de poner todo mi foco en aquellas tareas que me daban el “80%” de mis beneficios. Es decir, aquellas tareas que en un porcentaje u otro me aportaban el mayor valor en todos los ámbitos de mi trabajo.

Como la hoja de cálculo ya la tenía hecha, sólo tuve que seleccionar aquellas tareas a las que les había puesto una relevancia máxima pero que, a su vez, les dedicaba poco tiempo.

Por ejemplo: Contactar con anunciantes, 1 hora semanal, relevancia máxima.

Como normalmente los anunciantes eran los que venían a mi puerta, no dedicaba mucho tiempo a buscar nuevos anunciantes. Claro está, si mi empresa vive de los anuncios, ¿debería potenciar mucho más los acuerdos con anunciantes no? Pues eso comencé a hacer; todo el tiempo que antes dedicaba a tareas superficiales como la redacción de artículos, ahora lo dedicaba a tareas altamente importantes como la búsqueda de anunciantes. El resultado: los beneficios se multiplicaron.

Lo que no entienden muchas personas (entre las que está mi yo del pasado), es que la cuestión no es estar ocupado, sino estar ocupado en aquellas tareas que realmente son importantes.

[Tweet “La técnica de productividad 80/20 puede ahorrarte valiosas horas a la semana de trabajo”]

Conclusión tras usar la técnica 80/20

Esta técnica me ha ayudado mucho a priorizar mis deberes y estoy seguro de que también le puede ayudar a mucha gente a hacerlo. Los principales problemas que nos encontramos al aplicarla son la falta de tiempo y la dificultad que conlleva delegar o eliminar tareas que estábamos acostumbrados a hacer. De todos modos, si te lo tomas en serio y lo aplicas en tu rutina verás que los resultados son magníficos.

El 80/20 es una de las técnicas de productividad que mejor me han funcionado, de todos modos, si quieres conocer otras 13 técnicas realmente efectivas, te recomiendo que te descargues gratuitamente el ebook que he escrito sobre este tema: “Super-productividad en la empresa”. En él hablo de algunas de las técnicas de mayor impacto que personas como Mark Zuckerberg o Richard Branson desarrollan en su día a día para mantenerse productivos.
Por último te invito a que participes respondiendo en este artículo con las técnicas de productividad que mejor te funcionen a ti.

Muchas empresas usan metodologías ágiles para gestionar mejor sus recursos y su capital humano, un buen ejemplo es Zara. Si quieres descubrir cómo aplicar estas técnicas, infórmate sobre nuestro Máster en Lean Startup y Desarrollo Ágil de Productos.

Máster en Lean Startup y Desarrollo Ágil de Productos

Descubre la mejor forma de organizar una empresa para que sea efectiva y productiva

¡Quiero saber más!

Comparte y comenta este artículo!

Ideas, noticias y mucha formación en tu bandeja de correo
Suscríbete ahora y recibe los mejores contenidos sobre Emprendedores, Marketing, Negocios e Internet

2 comentarios en “Mi experiencia con la técnica 80/20 para mejorar la productividad”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

<

SUSCRÍBETE AL BLOG

Ideas, noticias y mucha formación en tu bandeja de correo
Sucríbete ahora y recibe todo el contenido de nuestro blog

SUBCATEGORÍAS

LO MÁS LEÍDO HOY

BUSCA EN EL BLOG

IEBS EN LAS REDES

Si lo prefieres puedes seguir nuestro RSS:
x
Ideas, noticias y mucha formación en tu bandeja de correo
Suscríbete ahora y recibe los mejores contenidos sobre Emprendedores, Marketing, Negocios e Internet

No gracias, seguir leyendo el post