Comunicación Digital

Tendencias, novedades, noticias y tips del mundo de Comunicación Digital

Comunicación Digital

05 Nov 2014
Sé el primero en comentar

La Responsabilidad Social Corporativa (I): ¿Mito, compromiso o propaganda?

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (14 votes, average: 5,00 out of 5)
Cargando…
Txema Sanchez

Responsabilidad Social Corporativa

En un mundo en el cada vez estamos más expuestos, surge en la mente de todo ciudadano dos posturas: ¿Qué es lo que veo? y ¿Cómo me ven? Las empresas no dejan de ser el reflejo de lo que sus directivos son y de lo que quieren transmitir, y por ello la forma a la que dan respuesta a estas dos cuestiones acaba por convertirse en la imagen que sobre un producto se tiene.

Es por esta razón por lo que las empresas se han vuelto cada vez más sociables, en el sentido de que está compuestas por personas que se integran en una sociedad y que no pueden ser ajenas a esta. De esta forma se han preocupado cada vez más no sólo a que al ciudadano le lleguen sus productos (publicidad, campañas de marketing, branding…) si no que estos lleguen con una buena imagen asociada al respeto. Esta es la base del concepto de Responsabilidad Social Corporativa (RSC) o Responsabilidad Social Empresarial (RSE).

Desde este blog, como parte de esta sociedad, queremos dedicarle una serie especial de artículos a estos conceptos ya no tan extraños de Responsabilidad Social en las Empresas, donde cada miércoles durante cuatro semanas profundizaremos en el concepto mediante definición de términos, técnicas de implementación, una radiografía al presente y futuro del compromiso social en las corporaciones y en definitiva todo lo que gira en este ecosistema empresarial tan necesario.

Antes de debatir merece la pena mirar atrás: historia de la RSC

Si bien desde siempre ha habido cierta preocupación en la sociedad por unas condiciones dignas en todo lo que atañe al desarrollo empresarial, no es hasta el S. XIX cuando se aprecia como tal ciertos movimientos impulsados por las empresas como responsabilidad social, de igual forma que surgieron otros movimientos en los cuales se les demandaba un mayor compromiso.

Estamos hablando de una etapa situada en plena Revolución Industrial, donde las condiciones laborales eran pésimas y en el que se coexistía con un ambiente político en el que movimientos como el socialismo y, en especial, el marxismo ponían en entredicho el tejido económico y social.

Este caldo de cultivo exigía ciertas respuestas que, aunque tímidas, aseguraran cierto estatus social digno a los obreros, comenzándose a construir y adecentar barrios enteros donde hubiera unas condiciones apropiadas no sólo para el trabajador sino para su familia (políticas fuera del entorno estrictamente laboral), así como mejoras en las condiciones de salubridad dentro de las fábricas y, sobre todo como hito social en este aspecto en el S.XIX, la consecución de la jornada laboral de ocho horas, implantada de forma irregular según el país (en América Latina no se estableció hasta la primera década del S. XX, y a España no llegó de forma oficial hasta el 1919).

Sin embargo, no es hasta el S. XX de forma global cuando se realizan grandes avances en lo que ahora conocemos como Responsabilidad Social.

El primero de ellos surge de manera esporádica con el establecimiento del Estado del Bienestar a mediados del siglo: las Instituciones comienzan a comprometerse en la causa y fomentar las buenas prácticas entre el tejido empresarial. De igual forma, lo que antes era una necesidad (asegurar las buenas condiciones del trabajador para el desempleo de su tarea), comienza a despertar en el patrón un sentimiento propio de filantropía y compromiso no sólo con sus empleados, sino con todo su entorno.

El término acaba por “explotar” y formar parte de la política empresarial en la década de los 90 gracias a dos hitos: la intervención de grandes organismos como la ONU y la UE en este tema que se vieron reflejados mediante el denominado Pacto Mundial, y el fenómeno de la Globalización.

Responsabilidad Social Corporativa La ONU aportó su vital granito de arena a finales de la década con el introducido Pacto Mundial, cuyo nombre da pistas de la grandilocuencia de sus políticas. Este acuerdo internacional firmado ya a las puertas del nuevo milenio, en 1999, incluía importantes avances sobre Derechos Sociales y sobre todo se ahondaba en la protección a los trabajadores, la lucha contra la corrupción y los intereses individuales, y por primera vez de forma seria y firme, se incluía la preocupación por el Medio Ambiente como un asunto de interés mundial y gran foco de actuación en políticas internacionales.

Ante este empujón, Europa, cuyos países centrales y nórdicos tradicionalmente desde siempre han sido referente en políticas sociales y medioambientales (los líderes mundiales en la actualidad en RSC son Suecia, Dinamarca, Finlandia, Islandia, Reino Unido y Noruega), reforzó ampliamente el Pacto Mundial con el denominado “Libro Verde” de 2006, que no es más que una recopilación de anteriores “libros verdes” (hojas de ruta que cada país desarrolla en políticas sociales) que desde 1993 se desarrollan y donde se adoptan medidas como la de la obligatoriedad de las empresas de informar detalladamente sobre las acciones a llevar a cabo que afecten al entorno, y las medidas “solidarias entre países“, donde se insta a no desarrollar acciones de forma individual que afecten al entorno de otro país.

“No es oro todo lo que reluce”

Punto aparte merece el fenómeno de la Globalización, ampliamente fomentado por el crecimiento de las redes de comunicación entre países (Internet) y como hito histórico con la caída del Muro de Berlín en 1989, que permitió acabar con la Guerra Fría y por tanto con las malas relaciones entre las dos grandes potencias que dominaban el marco político: la extinta URSS y EE.UU.

Este término tan idílico (unidad entre países, ruptura de barreras, fomento de la comunicación), no es visto del todo con buenos ojos por toda la población, surgiendo casi a la par los denominados movimientos antiglobalización, cuyas bases denuncian que este proceso de “unidad planetaria” no hace más que beneficiar a las grandes corporaciones e instituciones que legislan y mueven los hilos de forma unilateral y respondiendo a intereses propios “disfrazados”.

Con este movimiento, por primera vez se comienza a cuestionar si la RSC llevada a cabo en el último siglo no es más que una campaña de propaganda mundial para lavar la imagen de las empresas en un contexto de despertar social. Idea refutada en que ambiciosos proyectos mundiales como el Protocolo de Kyoto, donde se pretendía reducir hasta el 5% la emisión de gases contaminantes, quedaran en papel mojado.

Auge con la crisis

Lejos de lo que se pueda llegar a pensar, con el contexto de crisis económica iniciado en 2008 la Responsabilidad Social Corporativa se encuentra en continuo desarrollo y ampliamente implantada en la colectividad.

Este hecho responde en gran parte a una contradicción: cuanto más se han inmiscuido los Organismos Internacionales en materia social, mayores fracasos registrados. Esta premisa ha llevado al ciudadano a olvidar las políticas grandilocuentes de bellas intenciones pero de difícil ejecución, y comenzar a actuar “desde casa”: política local.

Este pensamiento ha producido un elevado crecimiento del voluntariado y de cambiar el término “caridad” por el de “solidaridad”, con una carga de empatía mayor. Ya no sólo se dona sino que se actúa. No se limpia la conciencia, sino que se fomenta el cambio positivo.

Las empresas han tenido muy en cuenta este factor y que el contexto exige que sus medidas al respecto, tengan reflejo inmediato en el entorno. Es por ello por lo que es común que en nuestro imaginario popular se adhieran términos como “Banca Cívica”, “Empresa Responsable con el Medio Ambiente”, “Activismo local”, “Empresa colaboradora” etc.

El debate está servido

Nadie duda que la Responsabilidad Social Corporativa es algo indebatible e indiscutible por su propia naturaleza. Pero lo que sí es debatible y muy discutible es la intencionalidad, los intereses con los que se lleva a cabo. Desde el mismo título del post servimos el debate que ya hemos introducido mediante los hechos históricos: ¿Es la Responsabilidad Social Corporativa una forma de lavar la imagen de las empresas o es verdadera filantropía?

Por otra parte como, insistimos, ampliamente hemos podido ver, no es un debate que nos hayamos sacado de la manga nosotros. Los movimientos antiglobalización lo comenzaron a hacer visible, el “piensa local, actúa global” de la crisis, incluso la opinión de teóricos al respecto de la importancia de la inclusión de las empresas en el estrato social hacen que no esté todo dicho sobre la Responsabilidad Social y quede mucho que hacer al respecto, sobre todo en la concienciación de que no se trata de un asunto de imagen pública, sino de respeto público.

En este último debate inducido, el de la opinión de teóricos al respecto, destaca la ilustrativa frase conocida como el dilema de Goodpaster y Mathews: “las empresas multinacionales son tan poderosas que es peligroso que se inmiscuyan en temas sociales y políticos, pero también lo es que solamente se dediquen a maximizar sus ganancias”.

¿Qué conclusiones finales sacar ante tan demoledora afirmación? ¿Nos están vendiendo la moto? ¿Vamos en el camino adecuado? Antes de exigir, ¿Debemos comenzar por nosotros mismos a actuar? El debate es cuanto menos necesario, y “como para muestra, un botón”, podremos continuarlo el próximo miércoles viendo concretamente desde las perspectiva de las empresas qué se ha hecho bien y qué se ha hecho mal.

Concretamente desde IEBS no sólo nos preocupa la Responsabilidad Social Corporativa como para dedicarles una serie completa de post en profundidad, sino que todos y cada uno de los programas que ofertamos comienzan con el curso de Ética de los Negocios, ya que si muy importante es crecer personalmente, lo es más socialmente. Te queremos enseñar a pensar, pero también a actuar.

Comparte y comenta este artículo!

Ideas, noticias y mucha formación en tu bandeja de correo
Suscríbete ahora y recibe los mejores contenidos sobre Emprendedores, Marketing, Negocios e Internet

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SUSCRÍBETE AL BLOG

Ideas, noticias y mucha formación en tu bandeja de correo
Sucríbete ahora y recibe todo el contenido de nuestro blog

LO MÁS LEÍDO HOY

BUSCA EN EL BLOG

IEBS EN LAS REDES

x
Ideas, noticias y mucha formación en tu bandeja de correo
Suscríbete ahora y recibe los mejores contenidos sobre Emprendedores, Marketing, Negocios e Internet

No gracias, seguir leyendo el post