CategoríaLean Startup

Qué es una startup y en qué se diferencia de una empresa

6

La palabra «StartUp» es todo un icono dentro de la economía digital en la que vivimos. Es frecuente asociarla a empresas como Google o Facebook que tan grandes son a día de hoy. Sin embargo, la definición de startup es poco clara y los diferentes autores nos dan definiciones diferentes. En este post te lo explicamos.

También te puede interesar: MBA en emprendimiento digital

MBA en Emprendimiento Digital

Lidera el cambio digital

¡Quiero apuntarme!

La definición que más frecuentemente encontrarás en múltiples fuentes es la de una organización diseñada para trabajar en ambientes de extrema incertidumbre”. Otra definición muy interesante es la de Wil Schroter: “una startup es la entidad a través de la cual un equipo liderado por un fundador puede hacer realidad un sueño, no sólo para él sino para el mundo”.

Sin embargo, estas son definiciones globales que abarcan de forma general qué es una startup. A lo largo de este post vamos a tratar de explicar de una forma sintetizada pero profunda las principales características de una startup y qué le diferencia de otras entidades. Empecemos de arriba a abajo.

Video

¿Cómo arrancar o mantener una startup en el entorno COVID-19?

Descargar

¿Qué es una Startup?

Una start-up podría definirse como una empresa emergente digital que tiene un gran potencial de crecimiento. Es decir, lo que diferencia una empresa de nueva creación de una startup es que estas últimas están centradas en crecimientos exponenciales. Mientras que una empresa habitual puede tener un ambicioso objetivo de crecer un 10% anual, una startup suele pretender multiplicar su negocio entre 3 y 5 veces al año.

A nivel sectorial, aunque el término de startup puede referirise a compañías de cualquier ámbito, normalmente suele utilizarse para aquellas que tienen un fuerte componente tecnológico y que están relacionadas con el mundo de Internet y las TICs.

Podríamos decir que todas las grandes empresas tecnológicas como Google, Apple, Facebook y Amazon han tenido que pasar por ser startups en los momentos más iniciales de sus camino. Una vez que encontraron el Product-Market-Fit y ya habían crecido lo suficiente, se convirtieron en grandes empresas centradas en la optimización de sus operaciones.

Origen por necesidad

Pese a que parezca algo de sentido común, uno de los componentes que diferencia a una gran startup de las demás es solucionar de una manera simple y efectiva un problema grande. ¿Parece obvio verdad?¿Quién construiría una empresa que no solucionara un problema?

Pues los datos nos dicen todo lo contrario. 6 de cada 10 startups que cierran se deben a que han creado productos y servicios que no tenían un encaje en el mercado. Es decir, que los clientes potenciales no compraban sus productos porque no les resolvía una necesidad. 

Qué es una startup y en qué se diferencia de una empresa - grafico startups BBVA
En esta imagen podemos ver las 10 razones principales por las que cierran las startups.

¿Por qué es importante que el producto se desarrolle en torno a una necesidad? Para evitar el dilema de la tecnología. Esto es, hoy en día las barreras técnicas de desarrollo de productos son tan bajas que muchos equipos acaban perdiendo la visión del problema que solucionan y se centrar simplemente en construir productos cada vez mejor diseñados y más rápidos pero que no solucionan problemas de la vida real.

Utilizar metodologías como Design Thinking te ayudarán a crear productos y servicios en torno a necesidades.

La financiación de las Startups

Una de las razones por las que las startups son ampliamente conocidas, es por las noticias de las altas rondas de inversión que recolectan para seguir llevando a cabo su actividad.

Nombres tan famosos como WeWork (22.5 miles de millones de dólares USD), AirBnB (4,4 miles de millones de USD) y SpaceX (3.2 miles de millones de USD) encabezan las listas en Estados Unidos, la cumbre de las startups.

Qué es una startup y en qué se diferencia de una empresa - top 10 us startups

Hay que destacar que la gran mayoría de las startups no utilizan fuentes de financiación tradicionales como líneas de crédito o préstamos bancarios en los primeros estadios de sus vidas. Las dos fuentes de ingresos principales al inicio son: capital aportado por los fundadores y  el equity-funding (dar participaciones o acciones de tu empresa a un inversor a cambio de dinero). Dentro de los principales inversores de equity-funding encontramos business angels y fondos de capital riesgo o venture capital. 

Si te interesa conocer las formas de financiación de las startups con más profundidad, no dejes de revisar nuestra entrada sobre financiación de startups.

Cuáles son las diferencias entre una startup y una empresa

La diferencia esencial entre ambas reside en la exploración vs la eplotación. Es decir, mientras una startup es una organización ágil diseñada para buscar un modelo de negocio (exploración de modelos de negocio), una empresa es una entidad estructurada para ejecutar un modelo de negocio que ya existe (explotación de modelos de negocio). Es aquí donde encontramos la primera diferencia entre una empresa y una startup.

MBA en Emprendimiento Digital

Lidera el cambio digital

¡Quiero apuntarme!

La actividad de búsqueda de un una modelo e idea de negocio nuevas a través del cual resolver un problema potencial para el mercado es la parte más complicada de crear y formar una startup. Para seguir una metodología ordenada y que asegure la máxima probabilidad de éxito, los emprendedores más famosos de estados unidos han desarrollado el método Lean Startup, una réplica del método científico llevado al mundo de las empresas emergentes.

Otras de las referencias suele residir en la escalabilidad. Una compañía se considera escalable cuando su capacidad de crear productos incrementa de forma exponencial mientras que los gastos derivados de dicha actividad incrementan de forma lineal.

Esto significa que cuantas más ventas haga una empresa escalable, mayor es el beneficio que obtiene por venta realizada. Aquí te dejamos una imagen en la que se puede ver perfectamente a qué nos referimos:

Qué es una startup y en qué se diferencia de una empresa - Captura de pantalla 2016 05 06 a las 10.34.02

Generalmente esta escalabilidad suele estar relacionada con la naturaleza tecnológica de las startups. Muchas de ellas son empresas de servicios basados en internet (Saas) que tienen un enorme coste de desarrollo inicial pero posteriormente cada usuario nuevo que se añade a la plataforma se traduce en un coste muy bajo para la empresa. Ejemplos son plataformas de comunicación como Slack o Zoom. 

¿Cómo comenzar una startup?

Aunque esta pregunta no tiene una respuesta inmediata y sencilla, desde IEBS Business School hemos recopilado un checklist en el que te resumimos algunos de los puntos que has de tener en consideración en el proceso de lanzamiento de tu startup:

1-Encuentra un gran problema a resolver y trata de pensar una solución para resolverlo.

La solución que has ideado para resolver el problema en el que te centras será tu idea de negocio. Un punto importante es que no has de arrancar un negocio sólo pensando en el retorno económico. Si tu negocio prospera estarás años trabajando en él. Has de buscar que sea algo en lo que te motive trabajar y puedas compaginar con tu vida personal.

2-Pon a prueba tu idea de negocio y realiza pequeñas pruebas y estudios de mercado.

Recuerda que hablamos en los puntos anteriores de la importancia del métodol científico aplicado al mundo de las empresas. La única forma de saber si nuestro negocio tiene sentido es probándolo a través de pequeñas pruebas. Estas pruebas pueden ser desde una simple página web a crear y vender un prototipo de tu producto. 

Si te interesa saber cómo poner a prueba tu modelo de negocio no te puedes perder nuestra entrada de Producto Minimo Viable (PMV).

3-Una vez hayas validado las hipótesis más arriesgadas en el paso anterior, trata de formalizar toda la información y crea tu sales y pitch decks.

Ahora que ya has probado que tu idea de negocio tiene sentido es momento de formalizar tu propuesta. Para ello construye una presentación de ventas o pitch deck que puedas utilizar para presentar tu empresa a potenciales clientes e inversores. Esto te ayudará a practicar tu habilidad de ventas, esencial en el mundo del emprendimiento.

4-Define una marca fuerte que te diferencie de tu competencia.

Independientemente de qué estrategia pretendas seguir para diferenciarte de tu competencia (precios bajos, propuesta de valor ampliada/mejor producto o exclusividad) será importante que crees un branding potente para que tu marca atraiga todas las miradas. Esto es muy importante en la «economía de la atención» en la que vivimos en pleno siglo XXI, pues estamos sometidos a gran cantidad de estímulos y tu empresa ha de llamar la atención para conseguir ventas.

Si quieres ampliar tu conocimiento en este punto, no te pierdas nuestra guía sobre cómo crear la marca de tu negocio con éxito y enamorar a los clientes.

5-Crea la mínima estructura legal necesaria para que puedas seguir escalando tus operaciones.

Si tras haber realizar tus primeras pruebas has conseguido validar las hipótesis que necesitabas para comenzar tu negocio, o incluso has generado ya tus primeras ventas, es ahora (y sólo ahora) el momento de formalizar una estructura legal. Este punto es importante ya que tener una forma jurídica te ayudará como emprendedor a separar tu responsabilidad legal de la responsabilidad de la empresa.

6-Busca financiación externa para tu negocio.

Ya llegó el momento de crecer y de escalar tus operaciones. Este paso es siempre mejor evitarlo (ya que si puedes autofinanciarte con las ventas tendrás un crecimiento sano y sostenido) pero hay modelos de negocio que requieren de una gran inversión inicial y necesitan capital de 3ºeros (empresas de hardware o «hard tech»). Hay muchas vías de financiación para startups, puedes repasasrlas en el siguiente post.

Con esto completamos esta entrada de qué es una startup. Te recomendamos que continúes con las lecturas subrayadas a lo largo del post y te invitamos a que dejes las dudas o comentarios que te surjan debajo para que nuestros expertos puedan resolverlos lo antes posible.

¿Te ha gustado este artículo? Si quieres emprender en el mundo digital, no te pierdas el MBA en Emprendimiento Digital, donde serás capaz de desarrollar y validar tu idea y modelo de negocio y aprender las competencias y habilidades imprescindibles para tener éxito en un emprendimiento de base tecnológica y de internet.

MBA en Emprendimiento Digital

Lidera el cambio digital

¡Quiero apuntarme!

Javier Sáez Hurtado

Leer más

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Síguenos en las redes