CategoríaAgile y Scrum

Los sprints: las ventajas de trabajar en fases

0

ventajas trabajar sprint¿Por qué las metodologías ágiles como Scrum trabajan por fases?  Como todos sabemos, el sprint en una carrera representa el esfuerzo final que realiza el corredor con la intención de ganar la carrera.

Trasladado a las metodologías ágiles, el sprint es el periodo en el que se realizan todas las acciones pactadas con anterioridad con objeto de realizar entregas parciales pero funcionales del producto final.

Índice de contenidos

¿Por qué trabajar en fases?

En primer lugar, trabajar en fases permite mejorar el foco. Dado que solo se trabaja durante un periodo de tiempo limitado en unas tareas concretas, el equipo se enfoca y centra en la realización de las mismas.

Además, mejora la comunicación y la transparencia del proyecto. El trabajo por fases exige reuniones periódicas en las que se pone en común los logros alcanzados en el sprint anterior, aquellas tareas que no se han finalizado, por qué no se ha hecho y cómo puede mejorarse.

De ese modo, se potencia el trabajo en equipo, enfocando todos los esfuerzos y recursos en alcanzar un objetivo en común. Además, el equipo se conciencia sobre la necesidad de mejorar sus métodos de trabajo y se esforzará por realizarlo antes.

Por otra parte, las responsabilidades están claramente delimitadas. Al comienzo de cada sprint se asigna a cada integrante del equipo la tarea a realizar. Con este enfoque, cada miembro se enfocará en esas tareas reduciendo la incidencia de distracciones.

Esta metodología genera equipos comprometidos. Dicho de otro modo: el equipo trabaja como una unidad comprometida por el proyecto. Es más, ante ausencias puntuales de un miembro del mismo, el resto de los miembros asumen sus tareas para poder completar el sprint a tiempo.

Aumenta la implicación del cliente final y del resto de agentes (Stakeholders) relacionados con el proyecto. El cliente puede seguir el desarrollo de su producto sin tener que esperar a ver un resultado final que puede que no le convenza. En otras palabras: trabajando con sprints se minimizan los riesgos.

El trabajo por fases prioriza el conjunto de las tareas. De ese manera, estableciendo una jerarquía a las funciones, se comenzará a trabajar por aquellas tareas urgentes delegando las tareas menos importante a un segundo plano.

Este metodología de trabajo permite realizar una completa trazabilidad del conjunto de tareas. En todo momento conoceremos qué tareas se han cerrado, cuáles están en curso y cuáles son las que están a la espera.

Y, además, se trata de una metodología flexible, ideal para aquellos proyectos que se desarrollan en entornos cambiantes y dinámicos. El trabajo por fases permite reaccionar a un cambio en las solicitudes impuesto por el cliente o por el mercado.

¿Has tomado nota? La implantación de metodologías ágiles en tu proyecto te permitirán reducir costes, disminuir el nivel de despilfarro, aumentar la satisfacción del cliente y, por supuesto, incrementar el beneficio de la empresa.  ¡Aprende a agregar valor a tu negocio con nuestra formación en Agile!

Eduardo Martínez

 Licenciado en Dirección y Administración de Empresas por la Universidad de Zaragoza, al finalizar dicha Licenciatura decidí reconvertirme al entorno online cursando el Master en Administración Electrónica de Empresas impartido... Leer más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Síguenos en las redes