CategoríaLogística

Logística y nueva normalidad: retos y oportunidades

0

A qué nos enfrentamos en la nueva normalidad es una de las preguntas que a diario resolvemos. Las empresas, las pymes, los negocios internacionales y emprendedores han tenido que reinventarse, siendo la lógistica una de las partes primordiales en sus estrategias. Sigue leyendo y entérate de cuáles son los retos en épocas de nueva logística y nueva normalidad.

También te puede interesar: Master en Supply Chain & Technology Operations Management

Según informaciones de diferentes colectivos, la nueva normalidad es una expresión del ámbito de la economía, las finanzas y el comportamiento social en general acuñada para describir las nuevas condiciones financieras tras la crisis de 2008, las secuelas de la Gran Recesión y especialmente la pandemia de enfermedad por Coronavirus del 2019-2020 causada por el virus Sars-cov-2.

Desde entonces, el término se ha utilizado en una variedad de contextos para dar a entender que algo que antes era anómalo ahora es común.

Con motivo de la pandemia de coronavirus, y en referencia a la postcuarentena, diversos gobiernos se han referido a la nueva normalidad, para describir un período de retorno paulatino y por etapas a diversas actividades sociales y económicas, período que se caracteriza por el distanciamiento social y el uso obligatorio de mascarillas por parte de la población.

La nueva normalidad está suponiendo nuevos retos que la logística debe abordar de forma inmediata. Por ejemplo, todos hemos sido testigos, incluso parte activa, de la acelaración que se ha producido en el e-commerce. Ya formaba parte de la normalidad previa al COVID, y ahora es uno de los ejes centrales de la nueva normalidad. Sigue leyendo y descubre las claves sobre la logística y nueva normalidad.

e-Book

Incoterms 2010

Descargar

Afectaciones y nuevos retos en la logística y nueva normalidad

Como sabemos, la logística consiste en el control del flujo de materiales desde los proveedores hasta el punto de venta, maximizando la rapidez y minimizando los costes operacionales. 

Podemos destacar dos aspectos de la nueva normalidad que ha implicado afectaciones directas en el control de flujo de materiales. En uno de los extremos de la cadena logística encontramos el cambio de concepto de punto venta y la afectación que supone en el ciclo de distribución. 

En el otro extremo de la cadena logística, el ciclo de aprovisionamiento se está viendo afectado por la transformación social de valores y su afectación directa sobre las motivaciones de compra. Además del qué y del cómo, los clientes quieren saber el porqué. ¿Por qué esta empresa vende estos productos? ¿Por qué fabrica sus productos en un país u otro? ¿Por qué utiliza unos recursos u otros? ¿Por qué son más sostenible estos productos que los de su competencia?

El ciclo de aprovisionamiento, a su vez, también se está viendo afectado por las interrupciones en el suministro que acontecierón recientemente y que pueden volver a producirse en la nueva normalidad. Lo que implica de la importancia de replantearse las estrategias de compras y aprovisionamiento. Lo que permitirá determinar qué productos deben almacenarse para asegurar el flujo de materiales a lo largo de toda la cadena logístca y minimizar las interrupciones. 

Ciclo de distribución

La nueva normalidad está suponiendo un aumento imparable de la demanda para adquirir en línea todo tipo de productos con una evolución del concepto de punto de venta: los clientes siguen accediendo a un punto de venta (e-shop) para seleccionar el productos a adquirir. Pero en esta nueva normalidad, los productos deben ser entregados en el domicilio o en el punto de entrega que el cliente desee. Por lo tanto, y dada su afectación directa en cuanto a la rapidez del flujo y a sus costes operacionales, la logística para la entrega en la última milla es un factor clave para el control del flujo de materiales. El reto logistico de last mile delivery o entrega de última milla debe ser afrontado de inmediato. 

Ciclo de aprovisionamiento

El primer reto consiste en llevar a cabo una revisión profunda de la politicas de compras y de los criterios de búsqueda y selección de proveedores. Debemos asegurarnos que todos los integrantes de la cadena logística tienen valores similares y compatibles a los actuales valores en auge para un consumo más responsable y sostenible. El consumo responsable de los clientes implica que las empresas también deben ser responsables con la búsqueda y selección de sus proveedores. La clasica relación cliente-proveedor con relaciones interesadas debe dar paso a una relación de colaboración a largo plazo por un objetivo y bien común. 

Por otro lado, encontramos el reto de asegurar el suministro y sus consecuencias directas sobre los inventarios y las políticas de gestión de stocks. A corto plazo, se prevé un aumento de los stocks de seguridad y, por tanto, de los niveles de inventario como medida preventiva urgente. Pero, para afrontar la nueva normalidad con garantías a medio y largo plazo, la aplicación de la metodología de Kraljic es lo que ofrecería mayores ventajas. Aumentaría el conocimiento de todos los proveedores, los impactos que sus productos tienen a nivel económico y el riesgo a la interrupción o pérdida de suministro, así como las estrategias de compra a utilizar en cada caso.

Ello nos permitiría determinar la necesidad de proveedores y planes de aprovisionamiento alternativos, desarrollar las estrategias de suministros según la criticidad de los diferentes componentes y productos, así como establecer que componentes y/o productos deben almacenarse para asegurar el flujo de materiales a lo largo de toda la cadena logística. 

Logística y nueva normalidad: conclusiones

Cada vez es más complejo realizar un buen control del flujo de materiales. Pues cada vez es más complicado conseguir minimizar el plazo de entrega, manteniendo unos costes operacionales ajustados. Es decir, cada vez es más difícil asegurar que la capacidad a lo largo de la cadena logistica esté equilibrada y armonizada con el plan de ventas. 

Por lo tanto, debemos aumentar la capacidad de resiliencia de las cadenas logísticas para poder afrontar los cambios y las nuevas normalidades que nos depare el futuro. Para ello es necesario establecer algunos principios que guíen y potencien la resiliencia:

  1. Tener una buena comprensión de la cadena de suministro y establecer una planificación logística previa. La planificación debe incorporar el estudio de las actividades de la competencia, de los proveedores y sobre todo, de las expectativas del cliente.
  2. Aplicar una estrategia de base colaborativa basada en digitalizar y compartir información con todos los eslabones de la cadena de suministro.
  3. Diseñar un plan logístico flexible y adaptable con capacidad para responder rápidamente a las condiciones cambiantes. 
  4. Introducir una cultura de gestión de riesgos en la cadena de suministro y una política de mejora continua en la estrategia logística.

Esperamos que tomes nota de este post sobre la logística y nueva normalidad, aquí tienes el Master en Supply Chain & Technology Operations Management, con el que aprenderás a gestionar y controlar las estrategias de optimización de la logística y la cadena de suministro de las empresas.

Master en Supply Chain & Technology Operations Management

Lidera el cambio digital

¡Quiero apuntarme!

Agustí Martí

Industrial engineer with a long experience as responsible and manager in different areas of supply chain: purchasing, operations and logistics. Proven global experience in supply chain management of electronic products... Leer más

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Síguenos en las redes