Relaciones Laborales

Tendencias, novedades, noticias y tips del mundo de Relaciones Laborales

Relaciones Laborales

16 Mar 2016
Sé el primero en comentar

España suspende de nuevo el examen de desigualdad laboral entre hombres y mujeres

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (2 votes, average: 5,00 out of 5)
Cargando…
Sonia Mañé Vernia

desigualdad laboral entre hombres y mujeres

Vuelven a saltar las alarmas en el ámbito de la desigualdad laboral entre hombres y mujeres tras la celebración del Día Internacional de la Mujer el pasado 8 de marzo. Los estudios presentados durante este 2016 vuelven a mostrar que el mundo aún no está a la altura de las circunstancias y que las desigualdades entre hombres y mujeres, tanto en el ámbito familiar cómo en el laboral, son aún palpables y muy evidentes en la mayoría de países.

España se sitúa a la cola de la Unión Europea en lo que respecta a la igualdad laboral entre hombres y mujeres. Los nuevos datos han mostrado que no solo se ha agravado el nivel de discriminación de las mujeres en el mercado laboral español, sino que además España figura como el segundo país con el nivel de desempleo femenino más alto con un 25,4%; la misma cifra que si juntamos las mujeres paradas de Francia, Dinamarca, Bélgica, Alemania y Finlandia.

La desigualdad laboral entre hombres y mujeres en cifras


Según el reciente informe de UGT, en España las mujeres todavía se encuentran con más dificultades que los hombres a la hora de ocupar un puesto en el mercado laboral; ellas representan el 53,7% de la población activa, frente al 65,9% de los hombres. Esta situación ha empeorado con la crisis económica, que desde 2009 ha hecho crecer más el paro femenino que el masculino; 5,42 puntos las mujeres y 3,13 los hombres.

El estudio muestra que aquellas que consiguen un trabajo acceden a él en peores condiciones que los hombres; para empezar, las mujeres tienen menos probabilidades de conseguir un contrato indefinido, además de las desigualdades salariales; en los últimos 6 años la brecha salarial entre lo que gana una mujer y lo que gana un hombre se ha agravado también. Las mujeres, de media, cobran hasta 4.620 euros menos al año que los hombres. Estas diferencias se aprecian sobretodo en los puestos directivos y de responsabilidad en las empresas, a los que las mujeres acceden con mucha más dificultad.

La tendencia desigualitaria se ve reflejada también en las prestaciones sociales que reciben las mujeres; por ejemplo, en tema de pensiones ellas reciben una prestación más baja que la de los hombres, debido a que sus salarios han sido más bajos y que no acumulan tantos años de experiencia como ellos. Las prestaciones por desempleo también son un ejemplo de la desigualdad que se vive en el mercado laboral; sólo el 17,71% de las mujeres paradas demandantes de empleo pueden recibir la prestación, en la mayoría de casos porque no acumulan el tiempo suficiente trabajado.

Uno de los lastres que aún arrastra la sociedad, no solo la española, sino que también sucede en el resto del mundo, es que son las mujeres las que tienden siempre ha hacer un parón profesional a causa de la maternidad, mientras que los hombres raramente se toman tanto tiempo para obligaciones familiares. Es muy común aún que sea la mujer la que pida bajas por maternidad o reducciones de la jornada laboral para cuidar de los hijos. Según el reciente estudio ‘Brecha salarial y Techo de cristal tienen nombre de mujer’ de Gestha, el año pasado casi 42.000 mujeres pidieron una excedencia por cuidado familiar, mientras que la cifra en los hombres baja hasta sólo 3.861. En algunos países como Suecia ya se han establecido leyes de igualdad, como por ejemplo que las bajas de maternidad y paternidad sean obligatoriamente iguales. Estas medidas lo que hacen es forzar la igualdad, pero aún no se consigue que se lleve a cabo de forma natural. El secretario general de Gestha, José María Mollinedo, asegura que se necesita llegar a acuerdos políticos que fomenten la aplicación de más medidas activas como “aumentar la dotación para escuelas infantiles y centros de día o la flexibilidad horaria para poder hacer efectiva la conciliación laboral“.

La discriminación; un problema social y cultural


La coordinadora del informe publicado por la UGT, Almudena Fontecha, asegura que las causas que explican estas discriminaciones son, por ejemplo, la infravaloración del trabajo que realizan las mujeres, el hecho de que la mayoría trabajen en categorías profesionales de menor retribución y que no se repartan las responsabilidades entre mujeres y hombres de forma equitativa,  no sólo en el ámbito familiar sino también en las políticas públicas.

La desigualdad empieza en el hogar; las mujeres destinan una media de 4 horas y 29 minutos al día a tareas del cuidado del hogar y la familia, mientras que los hombres dedican dos horas menos. Este reparto desigual en el ámbito privado de la vida es una muestra de que hace falta un cambio en la conciencia social y no solo en las políticas laborales. El cambio debe provenir primero de la educación y luego asentarse con políticas que fomenten la aplicación de los valores de igualdad.

Algo curioso de las nuevas generaciones y que ejemplifica de nuevo el acceso desigual al mercado laboral son las cifras del estudio de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE)  del pasado mes de enero. Los datos reflejaban que entre la población de jóvenes de 25 a 34 años de edad, las mujeres tienen más estudios pero son los hombres los que consiguen más oportunidades de trabajo a pesar de tener un nivel de titulación más bajo, mientras que ellas acaban en las listan del paro con más frecuencia. El estudio no se refiere únicamente a España, aunque si que la sitúa en la cola, también se ha realizado con datos de países como Brasil, Rusia, Argentina, China, Colombia, India, Indonesia, Letonia, Arabia Saudí y Sudáfrica.

La OCDE subraya que la diferencia entre la preparación académica y el empleo está estrechamente relacionada con la escasez de servicios para atender a los hijos, como las guarderías, o las deferencias habituales de salarios entre hombres y mujeres.

En las últimas décadas hemos asistido a cambios importantes en el mercado laboral; es cierto que la tasa de incremento de mujeres en el mundo profesional se ha incrementado, pero la tarea de llegar a la igualdad está incompleta. A estas alturas los resultados podrían ser mucho mejores; las desigualdades parecen hoy más injustas que ayer, precisamente por el contexto más innovador y avanzado que nos rodea en otros ámbitos.  El camino sigue siendo largo y debe pasar, necesariamente, por todos los peldaños; desde la educación de los más pequeños a las medidas en pro de la conciliación laboral por parte de las administraciones y las empresas.

Master en Dirección Innovadora de los Recursos Humanos

Prepararte para gestionar el activo más importante de cualquier empresa: su capital humano

Quiero saber más

Comparte y comenta este artículo!

Ideas, noticias y mucha formación en tu bandeja de correo
Suscríbete ahora y recibe los mejores contenidos sobre Emprendedores, Marketing, Negocios e Internet

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SUSCRÍBETE AL BLOG

Ideas, noticias y mucha formación en tu bandeja de correo
Sucríbete ahora y recibe todo el contenido de nuestro blog

LO MÁS LEÍDO HOY

BUSCA EN EL BLOG

IEBS EN LAS REDES

x
Ideas, noticias y mucha formación en tu bandeja de correo
Suscríbete ahora y recibe los mejores contenidos sobre Emprendedores, Marketing, Negocios e Internet

No gracias, seguir leyendo el post