CategoríaReclutamiento y Selección

Organigrama de empresa, ¿qué es y qué tipos hay?

Tiempo de lectura: 6 min
0

El organigrama es el esquema de una empresa u organización cuyo objetivo es representar de forma gráfica la estructura interna de una empresa.

Para el departamento de Recursos Humanos tiene gran utilidad, puesto que le permite visualizar rápidamente la jerarquía de la empresa por equipos. Además, gracias a este esquema podemos ver fácilmente quién reporta a quién, o lo que es lo mismo: quién está al cargo de cada equipo o empleado. Descubre qué es un organigrama de empresa, sus beneficios y los tipos que existen.

Te puede interesar: Master en Recursos Humanos

Infografía

¿Cómo atraer la atención de un Headhunter en LinkedIn?

Descargar

Elementos que tiene que tener el organigrama de empresa

Antes de todo, mencionar que no es necesario que tu organigrama tenga todos estos elementos, simplemente te proporcionamos un ejemplo que puede serte de utilidad a la hora de elaborar el tuyo.

Además, cada empresa tiene sus propia estructura y necesidades y, en función de estas, lo ilustraremos de una forma u otra.

Aquí te dejamos algunos de los elementos clave que puede incluir este esquema organizacional.

1. Altos mandos de la empresa

Este grupo de personas se encarga de la toma de las decisiones que más afectan a la empresa. Además, por ellos pasan muchos procesos, supervisan que todos los departamentos estén funcionando como deberían y alcanzando los objetivos. Son los que controlan a los jefes del resto de departamentos que se sitúan por debajo de ellos.

2. Mandos intermedios

Como su nombre indica, se sitúan en medio de los altos directivos y el resto de empleados del departamento del que están a cargo. Son los que deciden sobre las acciones que afectarán directamente a la empresa.

Es por ello que es importante que estén coordinados entre los diferentes mandos intermedios así como con sus subordinados, ya que la comunicación en este área de la empresa es fundamental.

3. Personal operativo

Son los empleados que ejecutan las acciones que les asignan los supervisores. Es decir, están en contacto directo con las funciones de la empresa. Desde distribución, prestación de servicios, producción u otras funciones que puedan ser ejecutadas. Este grupo de trabajadores invertirá más tiempo en llevar a cabo las acciones que les han solicitado sus supervisores o al menos que han sido aprobadas por ellos.

4. Personal de apoyo

Este grupo de trabajadores, en algunas circunstancias, no pertenece a la empresa, sino que dan soporte pero están subcontratados. No te confundas, de igual forma debemos incluirlos en nuestro organigrama. Es decir, se trata de un grupo de empleados que desarrollan una actividad concreta esencial para que el rendimiento de la empresa sea más óptimo.

¿Deben tener todas las organizaciones un organigrama?

La respuesta es clara, tener un organigrama tiene diferentes beneficios, que veremos más adelante, y ningún inconveniente aparente.

Contar con un organigrama donde aparezcan todos los trabajadores es de gran utilidad para poder visualizar de forma clara y rápida la estructura interna, los departamentos y los diferentes roles con los que cuenta cada equipo y cada persona. Además, permitirá a los propios empleados tener una mejor comunicación interna, ya que sabrán con mayor facilidad a quién tienen que dirigirse en función de las necesidades que tengan.

Este esquema organizacional también puede ser útil para otros stakeholders como clientes, proveedores, accionistas, etc., ya que puede ahorrarles tiempo cuando necesiten contactar con determinados grupos de personas.

Master en Recursos Humanos

Súmate al cambio del las Recursos Humanos y mejora las relaciones de tu empresa

¡Quiero apuntarme!

No solo eso, la organización es clave para mejorar el cumplimiento de las tareas diarias, lo que repercutirá en los objetivos de la empresa. De hecho, es aconsejable elaborarlo una vez la empresa empiece a funcionar, así como incluirlo en el plan de negocio.

También tiene un gran papel para los nuevos empleados que se incorporan ya que, al inicio, pueden tener dudas sobre los departamentos con los que tienen que relacionarse.

Por último, mencionar que el organigrama es una herramienta viva, es decir, ha de ir actualizándose conforme la distribución de los equipos vaya variando.

Beneficios de un organigrama de empresa

1. Análisis de funciones y coordinación

Gracias a este esquema, podrás analizar de forma sencilla a cada uno de los empleados, sus funciones y tener una visión global que te ayude a coordinarlos entre ellos. De esta manera, al poder entender quién realiza cada función, quién debe supervisar cada función y qué función depende de otras, es mucho más sencillo organizar la empresa, detectar posibles necesidades y conocer fácilmente a quién tenemos que dirigirnos en cada momento si alguna tarea no ha salido adelante.

2. Ayuda a definir mejor los objetivos

Con el organigrama, puedes comprender rápidamente qué objetivos tiene que cumplir cada departamento y llevar un control y seguimiento de su consecución, así como de las posibles desviaciones que puedan surgir que, finalmente, podrán ser redirigidas con acciones.

3. Transparencia en las oportunidades de promoción interna

Para los empleados, es una buena herramienta que les permite visualizar de forma fácil los caminos de ascenso dentro de la organización. De esta manera, pueden sentirse motivados y querer ascender posiciones.

4. Facilita el reparto de tareas en el propio departamento

Para el jefe de departamento será mucho más sencillo repartir las diferentes tareas que son necesario desarrollar y poder dividirlas acorde a la experiencia y formación de cada empleado. El mando intermedio podrá hacerlo tanto en tareas generales como en tareas más específicas.

5. Detección de fallos en la estructura

El organigrama nos permite ver si los procesos se van a desarrollar de forma adecuada, teniendo en cuenta las personas y sus funciones. Nos servirá para visualizar si es necesario incorporar más personal, si hay alguna tarea que no está siendo cubierta, o si hay funciones que se están solapando en los diferentes departamentos.

Tipos de organigramas según la organización

Organigrama jerárquico

Este tipo de organigrama suele ser el más recurrente dentro de las empresas. Se organiza de mayor a menor, es decir, de mayor poder a menor poder, y es útil para entender quién reporta a quién. Este esquema, visualmente es muy claro pero sí que es cierto que es más estricto a la hora de determinar las funciones de cada empleado.

Organigrama matricial

Este tipo de esquema es común en empresas que cuentan con varios directores, varios responsables de proyecto, o varios supervisores de departamento. Su ventaja es que permite incluir las relaciones entre departamentos de una forma sencilla y facilita el entendimiento de proyectos conjuntos a la hora de llevar una gestión de las diferentes responsabilidades.

Organigrama plano

Este organigrama no es tan recomendado pero puede ser utilizado por algunas empresas. Consiste en eliminar a todos los mandos intermedios y dejar, en forma de esquema, a los directivos y el resto de empleados.

¿Qué te ha parecido este artículo sobre el organigrama de empresa? Déjanos tu opinión en los comentarios y compártelo si te ha gustado.

Si te interesa formarte en selección de personal y gestión de equipos o empresas, te invitamos a inscribirte en nuestro Master en Recursos Humanos en el que podrás aprender a seleccionar, retener y motivar el talento que aporte más valor a la empresa. ¡Te esperamos!

Master en Recursos Humanos

Súmate al cambio del las Recursos Humanos y mejora las relaciones de tu empresa

¡Quiero apuntarme!

Irene González

Leer más

Síguenos en las redes