CategoríaBusiness & Tech

¿Cómo hacer un análisis de vulnerabilidad?

Tiempo de lectura: 6 min
0

Con el aumento de ciberataques no hemos dejado de recibir advertencias sobre la necesidad de proteger nuestros datos y sistemas de información. Sin embargo, ¿sabemos por dónde empezar? Aquí entra en juego el análisis de vulnerabilidad, una de las patas esenciales dentro de la Ciberseguridad. Descubre en este post cómo realizarlo ¡Empezamos!

Te puede interesar: Bootcamp de ciberseguridad

Video

Webinar: Ciberseguridad: Retos y amenazas en el negocio digital

Descargar

¿Qué es una análisis de vulnerabilidad?

El análisis de vulnerabilidad consiste en una revisión periódica de cualquier amenaza, riesgo y vulnerabilidades a las que se enfrenta el sistema de información de una empresa, ante la entrada de terceros no autorizados en él.

Cuando hablamos de amenaza nos referimos a la existencia de posibilidades de que una persona interna o externa a la empresa detecte y utilice en su favor una vulnerabilidad concreta. Normalmente es muy complicado controlarlas.

¿Cómo hacer un análisis de vulnerabilidad? - pexels mati mango 6330644 1024x684

Por otro lado, cuando hablamos de riesgo, nos referimos a todo aquello que está en peligro (a nivel de recursos e información) si sufrimos un ataque en una vulnerabilidad concreta. El análisis del riesgo es clave para poder determinar la importancia de unas vulnerabilidades frente a otras.

Respecto al término vulnerabilidad, hace referencia al punto débil que puede poner en riesgo la seguridad de un sistema de información. Cada vulnerabilidad puede suponer una disminución de la eficiencia del sistema de seguridad de una empresa.

¿Cómo hacer este análisis? Te ayudamos a identificar los riesgos

1. Identificar activos y datos críticos

En esta primera etapa identificaremos todos los elementos asociados a la gestión de datos de la entidad. Empezaremos por los softwares, los documentos digitales y los canales de comunicación donde se puede intercambiar información. Una vez hayamos recopilado todos estos activos de la empresa, evaluaremos su valor en relación a la seguridad de la información de cada uno de ellos.

2. Identificar los riesgos a los que estás expuesto

El siguiente paso será analizar los resultados obtenidos e identificar los riesgos y las amenazas a las que nos enfrentamos. Desde malwares, phishing u otros ciberataques.

Si sabemos los riesgos, podemos desarrollar un plan de acción para prevenir y mejorar la seguridad de la empresa. Por ejemplo con monitoreos de seguridad, controles de acceso adicionales, métodos de detección de hackers, etc.

3. Detectar las vulnerabilidades principales

El siguiente paso es definir las áreas que necesitan una mayor protección. Desde protocolos poco eficientes en el uso de nuestras bases de datos, hasta actualizaciones periódicas de contraseñas.

4. Fijar medidas de prevención

Por último, elaboraremos un documento detallado con todos los datos resultantes de este análisis con los siguientes apartados:

  • Definición de acciones prioritarias
  • Mitigación de riesgos identificados
  • Desarrollo de medidas preventivas y correctivas

Este informe debe ser lo suficientemente extenso como para que los expertos en ciberseguridad puedan pasar a la acción.

Tipos de análisis de vulnerabilidades

Conocer los tipos de análisis de vulnerabilidades existentes te puede ayudar a saber por dónde empezar a implementar tu evaluación ¡Sigue leyendo!

  • Análisis externos: Este análisis se centra en todos los sistemas de la organización que están expuestos a Internet.
  • Análisis internos: Este análisis se enfoca en los sistemas de la propia red de la entidad.
  • Análisis de procesos: Este análisis hace referencia a todos los procesos dentro y fuera de la empresa que comprometen a la seguridad de la organización o en los que se ven involucrados datos confidenciales y de valor.
  • Análisis de IT: Este tipo de análisis se centra en todos los elementos que involucran la informática de la organización. Se analizarán softwares, aplicaciones, dispositivos, servidores y bases de datos.

¿Qué ciberataques son los más comunes?

Los ataques que se producen hacia la seguridad en la nube pueden proceder de diferentes lugares. A continuación te explicamos los tipos de ciberataques más comunes para que no los pierdas de vista ¡Toma nota!

Bootcamp de ciberseguridad

Aprende a proteger la seguridad online en solo 4 meses

¡Quiero informarme!

1. Malware

Los malwares son ciberataques que pueden tener distintos objetivos, de hecho, en función del propósito que tengan, pueden causar daños muy leves o bastante desastrosos, comprometiendo la seguridad de los datos del sistema.

Los más comunes y peligrosos son los troyanos, que entran en nuestro sistema para conseguir información bancaria y datos de gran confidencialidad.

2. Phishing

El phishing se basa en la suplantación de la identidad de una persona con el objetivo de obtener información valiosa. Un ejemplo, sería que un phiser se hace pasar por el jefe de una gran empresa para solicitarles a los empleados datos relevantes sobre su estrategia de ventas.

3. Ransomware

Este tipo de ataques cuentan con dos pasos de actuación muy claros. En primer lugar, entran en el sistema y bloquean toda la información. En segundo lugar, solicitan el pago de una cantidad elevada de dinero a cambio de devolverles toda esta data.

Beneficios de realizar un análisis de vulnerabilidad

1. Adelántate a los ciberdelincuentes

Si eres capaz de detectar tus vulnerabilidades antes que un hacker, y actúas a tiempo, las probabilidades de que tu información se vea comprometida será mucho menores.

Muchos ciberataques están automatizados, por lo que los hackers no emplean grandes habilidades de hacking. Por lo que si utilizas un software de escaneo adecuado a tiempo, podrás evitar grandes riesgos.

2. Mayor fiabilidad para tus clientes y partners

Cada vez más, existe una concienciación acerca de la seguridad de los datos. Tanto los partners de la organización como los clientes de nuestra empresa, se sentirán más seguros si son conscientes de que en la institución se llevan a cabo exámenes de vulnerabilidades de forma sistemática. Además, la organización ganará credibilidad.

3. Gestionar los recursos de más importancia

Al realizar el análisis de vulnerabilidad, podemos identificar aquellos puntos débiles que supondrían un mayor riesgo para nuestra entidad. Por ello, podemos establecer prioridades e invertir más recursos en aquellos puntos que sean más peligrosos para nuestro sistema de información.

4. Ahorra dinero y tiempo

Aunque pueda parecer una inversión algo ‘innecesaria’ porque existe el pensamiento colectivo de que es improbable que suceda un ciberataque, es cierto que si somos capaces de invertir en este análisis, a largo plazo nos ahorraremos muchos problemas.

De hecho, las violaciones de datos podrían acarrear grandes multas, además de la pérdida de stakeholders o clientes relevantes.

5. Identificar el nivel de riesgo de tu sistema

Los ciberataques aumentaron en un 42% en la primera mitad de 2022 y se prevé que cada año crezca más esta cifra. Siendo conscientes de esto, es esencial identificar el nivel de riesgo en el que se encuentra tu sistema de seguridad para poder evitar tanta exposición a hackers.

¿Te ha gustado este post sobre cómo hacer un análisis de vulnerabilidad? ¡Comenta y comparte!

Si quieres saber más sobre cómo preparar los sistemas de las empresas ante ataques cibernéticos, no te pierdas nuestra Bootcamp de ciberseguridad y aprende en 4 meses lo esencial para entrar en un sector con 100% empleabilidad.

Bootcamp de ciberseguridad

Aprende a proteger la seguridad online en solo 4 meses

¡Quiero informarme!

Irene González

Especialista en Comunicación y Relaciones Públicas. Departamento de Marketing y Comunicación de IEBS Digital School. Leer más

Deja una respuesta

Síguenos en las redes