CategoríaManagement

El liderazgo en la empresa: los 6 estilos directivos de gestión

Tiempo de lectura: 4 min
38

Alguna vez te has preguntado, ¿Qué clase de líder/jefe tienes en tu empresa? El liderazgo dentro de cualquier organización es importante para conseguir que los equipos cumplan sus objetivos y mantenerlos motivados, sin embargo, existen diferentes estilos directivos de gestión que pueden sumar o restar a la empresa. ¿Quieres saber cuáles son? ¡Vamos a ello!

Te puede interesar: Master in Project Management

Video

Los retos del futuro del trabajo para los líderes de negocios

Descargar

Los 6 estilos directivos de gestión

#1. El estilo coercitivo en la gestión empresarial

Un jefe coercitivo es un líder rígido e inflexible. Cuando se usa este estilo el líder opta por dar muchas órdenes directas sin ofrecer a sus subordinados la oportunidad de expresar sus ideas y opiniones.

Este líder no solo, no opta por el sistema de recompensas, sino que se centra en criticar y castigar los fallos generados por las desobediencias. Por tanto, la motivación del equipo se resiente enormemente ante la imposibilidad por parte de los empleados de percibir que gracias a su trabajo se están alcanzando los objetivos empresariales.

Por lo general se trata del estilo de gestión menos efectivo, pero puede ser el recomendado en situaciones de crisis cuando es necesario mostrar autoridad y los empleados necesitan órdenes claras y directas.

#2. El líder orientativo

Este estilo directivo de gestión se centra en crear una visión y explicar a los trabajadores qué hay detrás de ella.  En este estilo de gestión sí que se tiene en cuenta la opinión y las ideas de los trabajadores.

Respecto a los sistemas de recompensas, el estilo de gestión orientativo premia el buen rendimiento, pero también penaliza los fallos. Los trabajadores entienden perfectamente qué es lo que se espera de ellos y son conscientes de su importancia en la organización, maximizando el compromiso hacia los objetivos.

El estilo orientativo es eficaz en equipos en los que el líder es percibido como un experto en la materia capaz de establecer instrucciones y de motivar a los trabajadores.

#3. Estilo de gestión afiliativo: lo importante son las personas

El líder afiliativo se caracteriza por fomentar lazos afectivos entre los trabajadores. La prioridad de este líder consiste en promover un ambiente agradable en la empresa descuidando aspectos como la dirección y la fijación de objetivos: lo prioritario son las personas.

Respecto al sistema de recompensas, este líder premia el buen desempeño, pero es incapaz de castigar el malo para evitar confrontaciones.

Si bien este estilo puede ser efectivo en situaciones en las que haya un mal clima laboral y sea necesario generar armonía, por lo general esta clase de líder es poco eficiente ante situaciones de crisis o en las que haya que penalizar el mal desempeño. A pesar de que pueda ser percibido como un líder débil, lo cierto en que en muchos casos este líder cosecha la lealtad de sus empleados.

Master Project Management online

Aprende a liderar y gestionar proyectos de forma ágil

¡Quiero informarme!

#4. El estilo participativo, una gestión basada en la confianza

Este estilo de gestión se basa en la confianza en los trabajadores, por lo que sus opiniones e ideas son tenidas en cuenta buscando siempre el consenso. Este líder fomenta la confianza, el respeto y el compromiso del grupo.

Respecto al sistema de recompensas, este líder se centra en premiar el buen desempeño sin ser demasiado severo con el malo.

¿Cuándo será útil el estilo participativo? En aquellos casos en los que los miembros del equipo son competentes o en equipos en los que es necesario un mayor nivel de coordinación. Sin embargo, son muy comunes reuniones interminables en las que se suele aplazar la toma de decisiones difíciles.

#5. El estilo imitativo: dirige dando ejemplo

Nada más estimulante que comprobar que tu jefe se implica en el trabajo predicando con el ejemplo. En el estilo de gestión imitativo el líder marca unos objetivos elevados y los ejemplifica tomando como estándares la rapidez y la capacidad.

Ante los problemas, opta por resolverlos él mismo sin contribuir al desarrollo del empleado. Sin embargo, esto puede convertirse en un problema para la empresa ante situaciones en los que el líder sea incapaz de atender todo el trabajo personalmente.

#6. El estilo capacitador

En esta última clase de estilo de gestión, el líder ayuda a sus trabajadores a conocer sus propias fortalezas y debilidades. Ofrece autonomía al equipo para que marque sus propios objetivos proporcionando orientación al trabajador para fomentar su desarrollo profesional.

Esta clase de estilo directivo es muy eficaz en el caso de contar con empleados ambiciosos, motivados y dispuestos a tomar decisiones asumiendo riesgos.

Ahora que ya conocemos todos los estilos directivos de gestión la pregunta es inevitable: ¿Cuál es el mejor de todos? ¿Hay que encontrar un equilibrio? Déjanos tu opinión en los comentarios

Desde nuestro punto de vista, un buen líder será aquel capaz de adaptar su estilo de gestión a las circunstancias de cada situación concreta para alcanzar así el máximo desempeño de su equipo.

Si quieres aprender más sobre gestión empresarial y liderazgo te invitamos a formar parte de nuestro Master in Project Management en el que aprenderás a ser promotor del cambio en los modelos de negocio, en la gestión de personas y en la cultura organizacional. ¡Te esperamos

Master Project Management online

Aprende a liderar y gestionar proyectos de forma ágil

¡Quiero informarme!

Eduardo Martínez

 Licenciado en Dirección y Administración de Empresas por la Universidad de Zaragoza, al finalizar dicha Licenciatura decidí reconvertirme al entorno online cursando el Master en Administración Electrónica de Empresas impartido... Leer más

3 comentarios en El liderazgo en la empresa: los 6 estilos directivos de gestión

  1. Buen artículo, aunque no hay un consenso unánime sobre cuáles son las cualidades deseables e indeseables que poseen ciertos directivos, sí se puede recurrir a los autores clásicos del management y a expertos en gestión empresarial para intentar arrojar luz en este asunto y así de esta manera ayudar a los equipos directivos a ser mejores.

    1. Hola Francesc, totalmente de acuerdo con lo que dices, es así. ¿Con qué estilo de Dirección o Gestión te quedas? Espero que te haya gustado el post y seguimos en contacto. Un saludo!

  2. Gracias por el articulo.
    Se entiende que el directivo se convierte en un líder el cual debe coordinar a un equipo o mas, que desempeñe una tarea especifica; el directivo tiene una responsabilidad sobre los equipos de trabajo pero logra satisfacción y crecimiento empresarial y personal cuando cumple con metas establecidas. Tener un método de evaluación es importante para entender en que podemos mejorar y progresar.

Comments are closed.

Síguenos en las redes