Creación de empresas

Tendencias, novedades, noticias y tips del mundo de Creación de empresas

🆕 Creación de empresas

19 Jul 2018
Sé el primero en comentar

Preguntas frecuentes antes de emprender un negocio

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1 votes, average: 5,00 out of 5)
Cargando…
Ester Ribas

Quizás sea un tópico, pero crear un negocio desde cero no es nada fácil, y menos con la competitividad que hay actualmente a consecuencia del internet y las nuevas tecnologías. No obstante, esto también ha provocado que cualquier persona crea que gracias al mundo digital, puede lanzar un negocio de la nada con tan solo creando un WordPress y teniendo un blog.

Sin embargo, lanzar un negocio sin haber meditado las consecuencias, puede conducirnos al fracaso total. Es por esto que, a continuación te mostramos las preguntas más importantes que deberías hacerte antes de emprender un negocio.

Preguntas que deberíamos hacernos antes de crear un negocio


Según mi forma de ser y mi carácter, ¿sirvo como emprendedor?

Por desgracia, no todo el mundo tiene las capacidades y habilidades que se necesitan para emprender un negocio.

Ser organizado, tener unos objetivos e ideas claras, ganas, empeño, entusiasmo, no “doblarse” frente a las adversidades, conseguir todo lo propuesto sin tirar la toalla, etc, son algunas de las aptitudes que todo emprendedor debería poseer.

Seguramente hemos escuchado que emprender no es un camino de rosas, sino más bien de piedras afiladas, y que por cada acción que sale como se espera, tres salen mal. Es por esto, que es esencial no rendirnos al primer problema que se nos presenta, puesto que así, seguramente no llegaremos a ningún lado.

Si eres una persona constante, con las ideas claras y con mucha fuerza de voluntad, sin duda tienes muchas posibilidades de convertirte en emprendedor de éxito.

¿Estoy preparado para ser mi propio jefe?

Quizás todos creemos que lo mejor que podría pasarnos es ser nuestro propio jefe para no tener que rendir cuentas con nadie, no obstante, las personas que son sus propias jefas seguramente te dirán que no es todo tan bonito como suena.

Ser tu propio jefe cuando estás intentando poner en marcha un negocio significa navegar por aguas agitadas totalmente solo a no ser que tengamos un socio. No obstante, al ser nosotros los fundadores de la empresa, siempre deberemos tener la última palabra y nuestra opinión será la que más cuente. Por tanto, a pesar de que dispongamos de apoyo, los fracasos y éxitos siempre recaeran encima de uno mismo.

¿Estamos preparados para asumir al 100% todo lo que suceda dentro de nuestra empresa? ¿Estamos preparados para tomar decisiones que quizás puedan perjudicar a terceros? ¿Tenemos las capacidades necesarias para gestionar y dirigir a un equipo? Estas son algunas de las preguntas que deberíamos hacernos para saber si de verdad estamos preparados para tener nuestro propio negocio.

¿Es viable mi idea emprendedora?

A veces, la tarea difícil no es tener una idea de negocio, sino que ésta sea viable para poderse llevar a cabo.

De nada nos sirve tener una idea revolucionaria y que creemos que puede cambiar el mundo, si no existen las herramientas ni los recursos necesarios para poder llevarla a cabo. Es muy fácil inventar gracias a nuestra imaginación y creatividad, pero muy difícil convertirlo en una realidad.

Es momento de pensar, qué herramientas, técnicas, tecnología, etc., necesito para llevar a cabo mi proyecto o idea. Cuánta gente necesito, cuánto dinero debería invertir, por cuanto puedo venderlo, quién lo compraría, qué necesidades cubriría. Puedes ver en este post, las claves a tener en cuenta antes de lanzar un proyecto.

¿Tengo suficiente experiencia en el sector?

Es recomendable crear un negocio dentro de un sector que dominemos, de esta manera, sabremos qué podemos aportar como elemento diferenciador del resto de compañías del mismo.

El mundo empresarial está lleno de “tiburones” y, o sabes cómo moverte por este mundo, qué puertas llamar, con quién codearte y cómo destacar, o seguramente moriremos de éxito antes de cumplir el primer año de vida de la empresa.  

Es por este motivo, que si intentamos entrar dentro de un sector en el cual ya tengamos experiencia, o bien porque ya hemos trabajado en él con anterioridad o porque nos interesa y tenemos conocimientos previos que hemos adquirido por cuenta propia, nos será mucho más fácil para triunfar.

¿El producto o servicio que he creado, cubre las necesidades de los usuarios o las genera?

A la hora de lanzar un producto o servicio en el mercado, debemos tener muy claro para qué finalidad se ha creado.  Es decir, el producto se ha creado con la finalidad de cubrir unas necesidades específicas del usuario y que ningún otro servicio o producto las genera, o lo que se quiere es despertar una necesidad que ni los mismo usuarios sabían que tenían.

Es importante que antes de lanzar nuestra idea o proyecto en el mercado tengamos claro que realmente es interesante para los potenciales clientes y que por tanto, la consumirán. Si nuestro producto o servicio no aporta nada; ni novedad, ni interés, ni originalidad, etc., seguramente no es el producto ideal para lanzar al mercado.

¿A qué cliente objetivo quiero dirigirme?

Esta pregunta está muy relacionada con la anterior, puesto que una vez sabemos qué tipo de necesidades puede cubrir nuestro producto o servicio, es momento de pensar a qué tipo de target irá dirigido.

Conocer la edad, la ubicación geográfica, los intereses, los hábitos de consumo, entre otros factores, sobre los consumidores que tienen empresas del mismo sector que nosotros, puede ayudarnos a construir nuestro propio Buyer Persona, para así, saber dónde enfocar nuestras estrategias y campañas de marketing.

La segmentación sin duda es muy importante, puesto que llegaremos a esos consumidores que realmente estén interesados en nuestros productos y servicios, y de esta manera, conseguiremos ventas.

¿Es el mejor momento para lanzar mi idea?

En esta pregunta, entran en juego tanto aspectos personales como económicos y profesionales.

Debemos sentarnos y pararnos a pensar cómo nos encontramos actualmente. Por ejemplo, una persona que emocionalmente esté delicada por la razón que sea, quizás no es el mejor momento para emprender, puesto que cualquier problema que pueda surgir, la puede desestabilizar.

Por lo que hace a los aspectos profesionales, se debe valorar el tener o no tener trabajo. Muy ligado a este punto, pueden entrar los aspectos económicos. Para que lo entendamos, si no tenemos trabajo y disponemos de los recursos económicos suficientes, sin duda es un buen momento para empezar una aventura emprendedora.

Por lo contrario, si se dispone de un trabajo fijo, que nos aporta algo profesionalmente, y que además, es el que nos permite llegar a fin de mes, quizás no sea tan buena idea dejarlo para emprender un negocio que no sabemos como irá.

No obstante, esto depende de cada persona, y creedme que cuando se persigue un sueño, si realmente se quiere conseguir, se encuentran los métodos y recursos necesarios para realizarlo.

¿Cuáles son mis competidores?

Otro factor importante a tener en cuenta es saber con quién estamos compitiendo en el mercado, y qué posibilidades tenemos frente a esta.

Debemos saber nuestras debilidades, amenazas, fortalezas y oportunidades (DAFO) como empresa, para saber si es buena idea entrar a competir según en qué mercados.

Por ejemplo, no es lo mismo competir con empresas tecnológicas como Apple que con empresas textiles como Mango o Zara. Esta es una buena manera de determinar si nuestro producto o servicio tiene cabida dentro del mercado, y si nosotros estamos capacitados para conseguirlo.

En este enlace encontrarás cómo hacer un estudio de la competencia.

¿Por dónde empiezo?

¿Te has decidido finalmente por emprender tu negocio? Entonces llega el momento de ponernos en marcha. Pero seguramente, no sabemos ni por dónde empezar.

Por ello, es recomendable hacer un plan de negocio, donde deberá haber una explicación del producto y servicio, determinar cuál será la inversión inicial, qué necesitamos, un estudio de mercado, cómo lanzamos el producto o servicio, cómo lo promocionamos, necesitamos un equipo, podemos hacerlo solos, etc.

Hablar con otros emprendedores, disponer de socios para que nos ayuden, tener mentores, participar en concursos emprendedores, etc., sin duda nos puede ser de gran ayuda para crear nuestra empresa.

¿Qué alternativas tengo si el negocio fracasa?

Tener un Plan B nunca está de más, pero un C y un D todavía es más recomendable. De esta manera, en caso de que el negocio fracase tenemos alternativas para no quedarnos sin nada.

Si ya tienes claro que quieres emprender y solo te falta saber cómo medir con exactitud la viabilidad de tu negocio, con este recurso te contamos cómo hacerlo.

16 preguntas para analizar la viabilidad de un proyecto

¿Necesitas apoyo para emprender con éxito? Consigue crear tu startup de éxito con nuestro Master en creación de empresas y Lean Startup, que gracias a la ayuda de mentores y emprendedores, podrás hacer realidad tus ideas y presentarlas frente a inversores. ¡Apúntate ya y conviértete en emprendedor!

Master in Digital Business & Lean StartUp

Aprende a emprender tu propio negocio.

¡Me apunto!

Comparte y comenta este artículo!

Ideas, noticias y mucha formación en tu bandeja de correo
Suscríbete ahora y recibe los mejores contenidos sobre Emprendedores, Marketing, Negocios e Internet

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

SUSCRÍBETE AL BLOG

Ideas, noticias y mucha formación en tu bandeja de correo
Sucríbete ahora y recibe todo el contenido de nuestro blog

SUBCATEGORÍAS

LO MÁS LEÍDO HOY

BUSCA EN EL BLOG

IEBS EN LAS REDES

Si lo prefieres puedes seguir nuestro RSS: